Las hijas cuyas madres trabajan fuera de casa tienen más éxito laboral y sus hijos son más atentos

Así lo afirma un estudio de la Escuela de Negocios de Harvard publicado en junio, según el cual las hijas de madres trabajadoras tienen más probabilidades de tener un empleo, ocupar puestos de supervisión y ganar más dinero que aquellas cuyas madres no trabajan fuera del hogar; y los hijos son más propensos a pasar más tiempo cuidando a los miembros de la familia y haciendo las tareas del hogar.

 

Las hijas cuyas madres trabajan fuera de casa tienen más éxito laboral y sus hijos son más atentos

Para elaborar el estudio, analizaron los datos de 24 países. El resultado observado fue que las hijas de madres trabajadoras tienen un 4,5% más de probabilidades de tener un empleo que aquellas cuyas madres no trabajan fuera de casa.

Sin embargo, para Kathleen McGinn, profesora de la Escuela de Negocios de Harvard y autora principal del estudio, lo más sorprendente es el efecto observado en las hijas de madres trabajadoras, en las que, según el estudio, las probabilidades de ocupar cargos de mayor responsabilidad en puestos de supervisión son mucho mayores que en el caso de hijas de madres que se dedican al hogar.

Incluso tras el ajuste de factores relacionados con las actitudes de género, las hijas de las mujeres trabajadoras tienen un 33% de probabilidades de ocupar un puesto de supervisora frente al 25% de las hijas de mujeres que no trabajan fuera del hogar.

En cuanto a remuneración, se observó que los ingresos de las hijas de madres trabajadoras en los EE.UU. son unos 5.200 dólares más elevados que los de las hijas de las mujeres que se quedaron en casa.

Muchas madres trabajadoras se preocupan porque pasan menos tiempo con sus hijos. Sin embargo, según los resultados de este estudio, el hecho de que las madres trabajen fuera de casa parece tener  efectos positivos y duraderos en sus hijos.

Los motivos podrían ser muy diversos. Por una parte, ver que su madre trabaja fuera de casa, podría transmitirle confianza a sus hijas y ayudarles a ver el amplio abanico de posibilidades que hay para ellas ahí fuera. Por otra parte, tanto las hijas como los hijos de las mujeres que trabajan deben hacerse cargo de diversas tareas del hogar mucho antes que los de las madres que se quedan en casa.

El hecho de tener que colaborar en casa y responsabilizarse de diversas cosas desde más jóvenes también podría ayudarles a madurar antes, enseñarles a ser más independientes y responsables y proporcionarles una mayor confianza en sí mismos.

 

Las hijas cuyas madres trabajan fuera de casa tienen más éxito laboral y sus hijos son más atentos

 

Seguir leyendo:

 

Director del blog


Ramón Pedreño, licenciado en ADE y Máster en Tributación, es Socio en EMDER, Derecho y Empresa, y Asesor estratégico y financiero en IT&IS