Un optimista visceral en Freixenet: Josep Lluís Bonet Ferrer

Freixenet: José Luis Bonet Ferrer

Josep Lluís Bonet Ferrer es presidente del Grupo Freixenet desde marzo 1999. También ha sido presidente del Consejo de Administración de Fira Internacional de Barcelona desde septiembre de 2004 y patrono de la Fundación de Desarrollo de la Dieta Mediterránea. Es doctor en Derecho por la Universidad de Barcelona y ha sido, desde 1984 hasta 2012 profesor titular por oposición de Economía Política y Hacienda Pública de la UB.

En sus entrevistas vemos que Josep Lluís Bonet Ferrer es un optimista visceral. Para él, “el futuro será bueno, aunque la crisis es durísima. Tardaremos más en salir o no según sepamos priorizar o no. Si no nos damos cuenta de que lo esencial en estos momentos es animar a las empresas, sobre todo en el sentido de buscar una internacionalización de calidad, no iremos bien”. En el campo de juego de la economía global los grandes en España o Latinoamerica también son unas pymes con referencia a los grandes conglomerados multinacionales.

Josep Lluís Bonet Ferrer ha sido protagonista de la edición española de noviembre de Esquire. El presidente del Grupo Freixenet habla en esta revista para hombres con buen gusto del éxito de la internacionalización de Freixenet.

Para Bonet Ferrer, parte del éxito de Freixenet se debe “a la madre naturaleza, porque España tiene las condiciones más idóneas para hacer buen vino, pero otra parte es el conocimiento vinícola, en el que los Sala son expertos desde mediados del siglo XIX. Sin calidad no puedes ir por el mundo”.

La modernización ha sido la gran obsesión de la empresa desde siempre. Josep Lluís Bonet Ferrer incide en que “la inquietud por intentar ser los mejores es el gran motor de todo (…) manteniendo y respetando la elaboración tradicional del método champenoise pero mecanizando las partes logísticas y sustituyendo la manipulación manual de las botellas por robots”.

Los mercados más importantes de Freixenet son Alemania, Inglaterra, Estados Unidos, Japón y Francia. Tienen además, presencia importante en China, Argentina, Australia y México, entre otros países.  Para Bonet Ferrer “el sector alimentario español es imbatible, pocos países del mundo tienen nuestro potencial, al igual que con el turismo y la gastronomía”.

Una de las cosas buenas de la crisis es que está ayudando a que la gente vea claro que hay que internacionalizarse, porque el contexto es de globalización. Ese es el objetivo y el gran reto. Bonet Ferrer es presidente de Fira de Barcelona y habla con muchos empresarios y afirma que “aquellos que hace unos años eran reacios a abrir mercados se han dado cuenta ahora de que o salen fuera o están acabados. La única salida real a la crisis que sufrimos está ahí”.

Según Bonet Ferrer, “la crisis, además, es asimétrica. Hay sectores que están saliendo mejor que otros, hay algunos que tienen claramente definida una posición internacional y otros que no. Quién tiene que hacer el esfuerzo esencial son las empresas. El estado del bienestar está muy bien, pero las empresas son el agente fundamental para levantar la economía del país y la prioridad es ésta que he remarcado. A los empresarios, en vez de a la defensiva y desanimados, hay que tenerlos ilusionados y al ataque. Y sobre todo en dónde hay un mundo inmenso que tenemos delante, que es la internacionalización. Hemos llegado tarde, los franceses e italianos hicieron los deberes en su momento pero ahora nosotros también podemos estar ahí”.

La foto de Josep Lluís Bonet Ferrer está en su formato original (con el ilustrísimo señor alcalde de Barcelona, Xavier Trias) en el fantástico Following Diana, el blog de la brand ambassador de Freixenet, Diana Lado, a la que puedes seguir por Twitter en @DianaLado.

Temas relacionados con Un optimista visceral en Freixenet: Josep Lluís Bonet Ferrer

Etiquetas: crisis, cultura empresa, directivos, empresarios, estrategias, freixenet, globalizacion, inversiones globalizacion, liderazgo, management