5 razones para trasladar una startup al sudeste asiático

¿Hay vida más allá del Silicon Valley? La mayoría de los emprendedores no ven más allá de Silicon Valley y deciden, sin pensarlo, colocar allí las oficinas centrales de su empresa. Sin embargo, para la mayoría de las startups o nuevas empresas tecnológicas, esto no implica necesariamente riqueza y éxito inmediato. En ocasiones, podría ser mejor valorar otras opciones, como trasladar una startup al sudeste asiático.

Hace unos meses Andrés Pedreño recogía algo sobre esto en un post muy popular: Silicon Valley, 26 años después (osadas reflexiones). Al parecer es una postura que se va extendiendo más y más. Comentamos este artículo de The Next Web.

 

5 razones para trasladar una startup al sudeste asiático

 

Silicon Valley es, sin duda, la meca del mundo tecnológico, pero:

  • Hay mucha competencia a la hora de conseguir talentos 
  • Cada vez resulta más difícil para las nuevas empresas diferenciarse del resto.

En los últimos diez años, el capital necesario para poner en marcha una empresa tecnológica ha caído considerablemente y, en la actualidad, hay talentos altamente cualificados en todo el mundo. Esto ha llevado a muchas empresas a dispersarse por otros países, instalándose en lugares como Nueva York, Londres, Berlín, Pekín o Singapur, por nombrar unos pocos.

Concretamente, hay una parte del mundo que se está convirtiendo con rapidez en uno de los mejores sitios para desarrollar una nueva empresa tecnológica en el ecosistema actual: el sudeste asiático.

5 razones para trasladar una startup al sudeste asiático

A continuación, se ofrecen 5 razones por las que deberíamos considerar la posibilidad de trasladar nuestra empresa a esta región:

 

1. Numerosas opciones de financiamiento

Los capitalistas de riesgo están llegando a la región en masa.

Esta migración se debe en parte a la combinación de los incentivos establecidos por diversos gobiernos del sudeste asiático con el fin de atraer inversores a la zona y la llegada de más de mil empresas nuevas en fase inicial.

Actualmente, hay más de 100 inversores ángel y de capital semilla en Singapur, incluyendo Sequoia Capital, DCM y IDG Ventures. Y recientemente, el gobierno de Singapur ha anunciado la llegada al país de otros cinco capitalistas de riesgo importantes y sus nuevos planes de gobierno para adecuarse a su financiación.

La atmósfera es electrizante y es un momento emocionante para formar parte de ella.

 

2. Gran talento y menos ruido

Dado el aumento de la inversión de capital riesgo en la zona, llegan extraordinarios talentos de todas las partes del mundo para aprovechar esta oportunidad.

Y no son talentos de gama baja, sino miles de expatriados de Silicon Valley y veteranos de nuevas empresas que optan por un mercado emergente y el fantástico estilo de vida del sudeste asiático, en lugar de la abarrotada burbuja de Silicon Valley.

En Silicon Valley hay miles de empresas que afirman ser el próximo Google o Facebook; en cambio, en el sudeste asiático, las nuevas empresas sin la fuerza suficiente son rápidamente desechadas, dado que el mercado es lo suficientemente pequeño como para que los inversores sepan qué empresas son reales y cuáles no.

Otra ventaja es que no hay problemas de inmigración: todos los países de la zona reciben con los brazos abiertos a los ingenieros de primera clase.

 

3. Trabajo duro y diversión

El sudeste asiático ofrece un estilo de vida increíble en el que se pueden trabajar 24 horas los siete días de la semana con la ayuda de una Wi-Fi ampliamente disponible, sin dejar de sumergirse en su excepcional vida nocturna y de relajarse en las playas más bellas del mundo.

Un informe de Startup Genome indica que las nuevas empresas de Singapur trabajan más horas que cualquier otra del mundo.

 

4. El dinero dura mucho más

En países como Singapur, donde la tasa del impuesto sobre la renta es una quinta parte de la de Silicon Valley y, por lo general, inferior al 5%, es fácil conseguir talentos de primera clase por mucho menos dinero que en Silicon Valley.

Y Singapur es el país más caro de todo el sudeste asiático; en otras áreas, como Filipinas, Vietnam o Indonesia el dinero dura más aún. Esto puede permitir que una empresa trabaje durante años con financiación tipo “ángel business”.

 

5. Grandes mercados de rápido crecimiento con poca competencia

En comparación con los países BRIC (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), el sudeste asiático es mayor en tamaño que Brasil y Rusia.

La región está creciendo tan rápido como China, con un crecimiento previsto del 8% e, incluso, más rápido que los otros tres países BRIC. Y la zona se encuentra todavía en su infancia de crecimiento y potencial de desarrollo; probablemente equivalente a China hace 15 años.

Los que llegaron a China en esa época son casi todos millonarios (o multimillonarios) hoy en día. Da que pensar…

Fuente: thenextweb.com

 

Seguir leyendo:


Añadir Comentario