Viajar a Japón con un bebé: 5 consejos que nos hubiese gustado saber

Consejos para viajar a Tokio con un bebé

Nuestra aventura empezaba hace unos meses cuando, por trabajo, me comunicaron que tenia un viaje a Tokio. En ese momento decidimos compaginar mi viaje de trabajo a Tokio con un viaje familiar a Japón.

En este artículo quiero compartir con vosotros 10 pequeños consejos o detalles basados en mi experiencia para que vuestro viaje familiar a Tokio sea mas cómodo.

1. Carricoche y mochila de bebé

Si tu carrito de bebé es alguno mas grande que el bugaboo Bee5… Olvídate, no cabe en los metros.

Hemos visto carritos super pequeños, así que te recomiendo que compres una silla de paseo. Lo que mas se utiliza en Tokio con los bebes es la mochila portabebés o canguro ya que  es lo más práctico y cómodo para espacios tan reducidos. En nuestro caso solo podíamos usarla por la tarde-noche, en agosto es imposible por el calor.

2. Vuelos internos con bebe en Japón

Algo que nos ha sorprendido, enfadado y estresado mucho ha sido la vuelta a España. Teníamos un vuelo interno en la escala y en Japón, la compañía ANA, no deja que llegues a la puerta del avión con tu carrito, tienes que facturarlo y decidir en que punto del trayecto lo quieres y entonces vas a llegadas y lo recoges. A cambio de esto… Si pides que te lo preparen, te ponen papel burbuja e intentan cuidarlo al máximo – ¡igualito que en España!

Consejos para viajar a Tokyo con un bebé

3. Comida de bebé en Japón

Yo me volví loca con tema potitos, bolsitas de fruta y todo desde España y lo cierto es que Mateo, nuestro bebe de 11 meses, no ha comido mal pero le ha encantado TODO lo que ha probado en Tokio. No le hemos dado pescado crudo, obvio. Pero si ha comido arroz, algas y snacks japoneses.

Mi consejo es que traigáis potitos porque aquí los hay pero son de 150 gramos y son mas caros. Yo hice un pedido variado en promofarma de los de Nestlé y genial. Los metimos entre la ropa con papel burbuja.

Las galletas de bebe japonesas están muy buenas, Mateo se ha comido cajas. Se deshacen, no hay problema de atragantamiento, vienen en cajas con bolsitas individuales para que de la humedad no se ablanden, puedas llevar siempre contigo… Súper descubrimiento.

Casi todos los restaurantes cuidan a los bebes, tienen comida sin sal, sin azúcar y les ponen vasito se Snoopy o similar, plato y cuchara de plástico… Muy atentos. Eso si ¡algunos restaurantes no dejan pasar el carrito, lo guardan ellos y a la salida te lo devuelven. Tampoco todos tienen tronas de bebe, pero bueno, sirven la comida muy rápido – no mas de 90 minutos normalmente, y no se hace tan pesado.

4. Lactancia en Japón

Nosotros, siguiendo el consejo de la pediatra, no hemos ”destetado” a Mateo (tiene 11 meses) para mas comodidad en el viaje. Y, la verdad, 100% de acuerdo. Todo esta pensado para una lactancia muy cómoda.

Hay salas (señalizadas con un bebe sentado con pañal) muy bien equipadas e con un nivel de limpieza supremo, ¡aunque sea la sala de lactancia del metro!

Las salas están divididas en dos partes, la de los cambiadores. Con cambiadores acolchados, con cinturón de seguridad para evitar caídas, papeles de un solo uso, papeleras altas antiolores… Y luego la sala de lactancia donde suelen ser salitas individuales, tipo los cambiadores de las tiendas, cada mujer en una. Algunas más cuidadas y otras menos pero todas impecables.

Los baños tienen tronas para que puedas hacer pipí dejando al nene sentado!!!! Super acierto jejeje Importante: nada de lactancia en publico o un cambio de pañal por la calle o algo así, todo en estas salas. No vimos ni una mujer amamantando 

5. El calor, humedad y agua embotellada

Otra cosa que te recomiendan es que únicamente le des a tu bebé agua embotellada, ¡no te preocupes y te cargues de agua la maleta porque en cada paso hay una maquina expendedora en la calle! Es muy barata, está fría y buena. 100-120¥ – menos de un euro, solía ser el precio.

En agosto, fecha en la que hemos estado, el calor ha sido nivel peligroso, por eso os recomiendo ropa de bebe que transpire mucho, mangas cortas y pantoncitos, mucho cambio de pañal para que no tenga calor, ofrecerle agua cada nada y llevar gorritos, protector solar, antimosquitos (con la humedad, en Japón, son mosquitos asesinos…, unas picaduras…); si vuestro bebe tiene menos de un año tenéis el antimosquitos de la marca Chicco, con productos naturales y también podéis comprar el stick que alivia tras la picadura. Nosotros hemos mojado a Mateo mucho, la cabeza, las muñecas, la cara… La sensación térmica ha sido de 44-45 grados en algunos momentos.

Espero os sirva y ayude y si tenéis cualquier duda, podéis escribirme un comentario y todo lo que os pueda ayudar… No lo dudéis, aquí estoy!

Autora: María

Lecturas relacionadas:

Tokio en agosto : se puede disfrutar de la ciudad a pesar del calor

Kanazawa (Japón): 7 razones para viajar a un sitio increíble

5 Errores comunes que los viajeros cometemos en Japón

Recomendaciones de amigos para un viaje a Japón