Un sitio para descansar: Collados de Sagra

Complejo rural Collados de la Sagra

Un sitio para descansar, pasear, respirar sano… También para hacer senderismo y comer realmente bien, excelentemente bien.

Hay cosas totalmente inesperadas, y eso es lo que ocurre a la mayoría de los visitantes que pululan por una amplia área geográfica donde se encuentran tierras de Granada, Murcia, incluso las de Jaén y Albacete no andan lejos. Allí en parajes que casi no son tierra de nadie, aunque limitan con el Parque de Cazorla y hay cercanía con La puebla de Don Faldrique, se encuentra Collados de Sagra. Es un paraje, un lugar aislado del mundanal ruido, en un área muy despoblada, que sin contaminación lumínica hace posible que se vean las estrellas como en pocos sitios de la península, de hecho, hay un observatorio astronómico enclavado en el lugar. Cerca de allí nacen ríos como el Segura (Pontones), en un bello nacimiento de agua cristalina en un pozo debajo del pico Mariasnal (1.825 metros).

Hay un sitio donde comer y dormir que se llama Collados de Sagra. Y se come y se duerme como en pocos sitios.

Hotel restaurante Collados de la Sagra

Ir a un sitio donde no hay nadie

Y algunos se preguntarán ¿por qué ir a un lugar donde no hay nadie?. Sí casi nadie. Algunos pastores que cuentas leyendas en torno a lugares cercanos al “Pinar de La Vidriera” un hermoso pinar cercano a un pequeño “Escorial” en plena montaña (La Vidriera).

Cuentan los más ancianos del lugar que un leñador se ganó el mayor agradecimiento del más rico terrateniente de esta zona. Para compensarle le dijo: te donaré todo lo que puedas talar en un día, no sólo la madera, sino la tierra que haya bajo lo que has talado y todo lo lejos que puedas lanzar tu hacha cuando termines de talar el último árbol. El leñador se puso a talar el primer árbol y donde cayó la copa, empezó a la talar el segundo, cuando llegó a talar el último, estaba al borde de una cuesta muy inclinada hacia abajo, casi un precipicio, por lo que pudo tirar su hacha a una distancia muy lejana…

Además de pastores y leyendas es un sitio inmejorable para descansar, aparte de otras buenas razones ¿quieren conocerlas?

Un paisaje único

Pongamos que hay un paisaje sublime, donde las montaña y los valles regalan la vista con multitud de hermosas vistas. El frio es intenso por las noches, incluso en primavera, lo que hace reconciliarse con el sueño y el descanso en un refugio donde el calor se hace apetecible. Dentro de este paisaje caben hasta las sequoias gigantes, algo que embarga la emoción de lo que aman la naturaleza.

Un restaurante excepcional

En el restaurante de Collados de Sagra se come realmente bien. Y cuando decimos que se come realmente bien, deberíamos decir excepcionalmente bien, sin reservas ni paliativos. Acabará estando en las mejores guías del país y si no al tiempo. La demostración culinaria que se cuece allí cada día es de nota. Una altura inesperada y excepcional. Los precios son altos, pero la calidad de la cocina y de la materia prima es toda una experiencia gastronómica justamente recomendable. Carnes de caza, cordero segureño, migas, setas, arroces serranos, pero sin renunciar a nada. Hay que dejarse llevar.

Un hotel para descansar

El hotelito de una planta es simpático. Un tres estrellas cuya mejor funcionalidad es que permite descansar a las mil maravillas. También hay cabañas completamente equipadas. Los niños son bienvenidos, pero existen estrictas normas para el descanso de todos, lo cual es de muy de agradecer. El enclave donde está ubicado es su principal activo: aislado y con un paisaje de montaña excepcional: La Sagra: 2.323 mts. de altura

La naturaleza invita a un senderismo sin límites, pero también a todo tipo de deportes de montaña. Un sitio ideal para romper con el descomunal mundo y ruido.

Temas relacionados: