Guía de Sicilia

Guía para viajar por Sicilia (un recorrido sintético de urgencia)

Sicilia es la isla mayor de todo el mediterráneo con casi 26.000 km2 que acoge una inmensa riqueza arqueológica, producto de un pasado en el que griegos, cartagineses, bizantinos, árabes, franceses y españoles quedaron prendados de su magia y atractivo.

Si viajar a Italia entra dentro de lo más impresionante que puede acontecer en materia de viajes, viajar a Sicilia es un espectáculo turístico de primer orden. Un paisaje mediterráneo lleno de personalidad e identidad, pueblos, mares azules turquesa, viñas y olivos y la mejor cocina italiana son algunas de las razones para no dejar de visitar Sicilia.

Guía de Sicilia: un recorrido de los básico

Fue denominada la Magna Grecia, con un patrimonio que se extiende desde los siglos VIII a.c. al III d.c. Visitar:

  • Siracusa, fue la ciudad griega más importante de Sicilia, en la costa oriental de la isla. De ese pasado se puede ver El Templo de Apolo, La Fuente de Aretusa, en la isla de Ortigia, El Teatro, cuya cávea es una de las más grandes construidas por los antiguos griegos, la latomías, canteras de piedra, usadas como prisión en la antigüedad, El anfiteatro romano, de época imperial, parcialmente excavado en la roca. La denominada Tumba de Arquímedes, en la Necrópolis Groticelli. El Templo de Zeus Olímpico, a unos 3 km de la ciudad.
  • Agrigento y su “Valle de los Templos” (Patrimonio de la Humanidad desde 1998), el mejor conservado del mundo. Fundada en el 580 a. c. Se recomienda el itinerario turístico para recorrer los seis templos.
  • Taormina, auténtica joya que sobrepasa todas las expectativas. Desde su teatro griego del periodo helenístico (siglo III a. c) se divisa el volcán Etna y por sus calles se respira un aire medieval y ambiente mágico entre callejuelas estrechas y viejos palacios. Taormina cautivó a Goethe, Maupassant, Oscar Wilde, Thomas Mann y Truman Capote.
  • El Etna (3323 m), el volcán en activo más grande de Europa, al que se puede acceder vía telesférico a su cumbre.
  • Catania, situada a los pies del Etna, posee, entre coladas de lava, ruinas romanas y griegas. Catania fue reconstruida en el siglo XVIII después de sufrir las erupciones del Etna, según el diseño de Vaccarini, siendo reconstruidos muchos de sus iglesias y palacios barrocos con piedras del volcán.
  • Palermo, la capital de Sicilia, la Sicilia más pura de callejuelas, gentes, palacios de todos los estilos…incluido el estilo árabe normando de mosaicos bizantinos de los Palacios Normandos (siglo XI al XIII). Para los españoles una obligada visita es la Plaza Quatro Canti, de estilo barroco español, construida por el Reino de Aragón, allá por el año 1282 y en la que en cada una de sus esquinas se erige la estatua de un rey español. Hay mucho que ver en Palermo. No debe faltar una visita a la Plaza Pretoria, llena de estatuas clásicas, el Corso Vittorio Emanuele, la iglesia de San Giovanni degli Eremiti (1132), el Teatro Massino, el Mueso de los Capuchinos, con sus famosas catacumbas… Tampoco hay que perder de vista sus más de 200 km. de costa, con la atractiva y conocida Playa de Mondillo.
  • Piazza Amerina, y sus mosaicos de la Villa Romana de Casale, con escenas de más de 2.300 años.

La cocina italiana y mediterránea de Sicilia

La pesca constituye un recurso muy valioso para Sicilia. Pescados del mediterráneo: atún, salmonetes, doradas, mero, pez espada, gambas, ostras, cigalas, y toda la despensa del mediterráneo, frutas, verduras en todo sus esplendor, aceite de oliva, naranjas, tomates… cultivados en la faldas del volcán Etna.

One Response

  1. cris 11 años ago

Añadir Comentario