Como hacer la maleta para vacaciones

Hacer la maleta es un molesto requisito en vacaciones, pero se puede llevar mejor siguiendo unos cuantos consejos. Te xpelicamos Cómo hacer bien una maleta para ir de vacaciones. 

1. Tipo de madera: dura y rectangular

Lo primero que hay que tener en cuenta: la maleta. Es mejor dura y rectangular, en lugar de cuadrada, con tiras elásticas en su interior que mantengan la ropa en su sitio.

2. Ser estricto y basarte en lo que realmente necesitas

Debemos pensar en el viaje como un conjunto de eventos –la cena en un restaurante, el día de playa, las visitas a los lugares de interés de la ciudad, etc. – y recordar que ropa nos pusimos la última vez que hicimos esas cosas. Sabemos de sobra lo que nos ponemos y lo que no y si metemos cuatro camisas extra “por si acaso”, solo conseguiremos añadir más peso a la maleta y tener que planchar otra vez la ropa al volver.

3. Hacer un listado de las cosas 

Hacer un listado que necesitamos e ir comprobando y marcando a medida que las vamos metiendo en la maleta. Solo se tarda un par de minutos en hacerla y si la guardamos en un bolsillo de la maleta, podemos reutilizarla posteriormente. Así, no nos olvidaremos de nada.

4. Abrir la maleta y empezar por los pantalones. 

Colocar el primer pantalón estirado a lo largo de la maleta, dejando la parte de la rodilla al tobillo fuera, colgando por un lateral. Repetir la operación, pero colocando en esta ocasión la cinturilla del pantalón en el lado contrario. Seguir colocando los pantalones uno a uno, alternando su colocación.

5. Los jerséis, camisas y camisetas

Cuando estén todos, colocar los jerséis, camisas y camisetas doblados sobre los pantalones (la mitad de la pierna de los pantalones continúa colgando por los laterales). Para las caminas, doblar por los hombros de forma natural, pero sin doblarlas luego a la mitad, aprovechando así el largo de la maleta. Podemos poner un papel con cada una de ellas.

6. Seguimos: faldas, vestidos y pliegues y hasta el ordenador..

A continuación, plegar la parte de pierna de los pantalones que colgaba fuera de la maleta. Y si llevamos portátil, colocarlo ahora; ahí estará seguro. Encima pondremos las faldas, vestidos y chaquetas. Sostener las faldas y vestidos sobre la maleta y dejarlos “caer” uno a uno lentamente en el interior de la maleta, de modo que se vayan plegando a un lado y a otro a lo largo de la maleta; poner una capa de papel en cada pliegue. Si llevamos alguna chaqueta elegante, rellenar los brazos con bolas de papel, cruzar los brazos hacia el frente. Plegar la chaqueta a lo largo (por la línea de los botones) y colocarla encima de todo.

7.  Los complementos

Las corbatas, colocarlas estiradas a lo largo de la maleta; y los cinturones, enrollarlos y colocarlos en las zonas vacías de los laterales que se han originado al colocar la ropa de forma rectangular. Los adaptadores y cargadores van en las esquinas. Los zapatos, envueltos en bolsas plásticas (una por zapato), los meteremos en los laterales. En cuanto a la ropa sucia, a la vuelta, meterla en ua bolsa y colocarla al final o –mucho mejor– en un bolsillo aparte.

8. Sujetar todo el equipaje

Sujetar todo en su sitio con las correas elásticas (poniendo un trozo de papel entre las correas y la ropa de arriba). Una vez hecho esto, los que cargan las maletas podrán hacer con ella lo que quieran que la ropa no se moverá.

9. No sigas métodos antiguos

Hay otro método, basado en un antiguo sistema de envoltorio de fardos. Consiste en utilizar un “paquete” central –que puede ser, por ejemplo, una bolsa blanda llena de ropa interior– alrededor del cual envolvemos el resto de la ropa. Gradualmente, el paqueta se va haciendo más y más grande, llenando la maleta. No obstante, este sistema no es muy práctico en caso de necesitar buscar algo en la maleta en mitad del viaje y la ropa, además de acabar toda arrugada, ocupa más.

10. No sobrecargar la maleta

Por último: nunca sobrecargar la maleta. Nada de lo que metamos estará en condiciones de ponerlo cuando lleguemos. En lugar de eso, ajustar un poco el presupuesto y comprar una segunda maleta (que sea barata).

Fuente: Times Travel y elaboración propia.