7 Errores que no debes cometer si quieres perder peso

¿Estás pensando perder peso?

Hay tanta información y consejos para perder peso que en ocasiones nos cuesta saber qué es lo que tenemos que hacer.

Te vamos a contar algunos de los errores más comunes que no debes cometer si deseas perder algún kilo.

1. No comer lo suficiente

Es importante que haya un equilibrio entre las calorías que comemos y las que gastamos. Si estamos gastando unas 2000 calorías cada día, pero solo comemos 1200 calorías, nuestro cuerpo compensa esta falta de energía reduciendo nuestro metabolismo.

Foto: pixabay.com

Cuando estamos intentando adelgazar, no debemos tener miedo a comer. Comer, pero de forma saludable.

Debemos llenar nuestros platos de carbohidratos saludables como los que encontramos en las frutas, verduras y los granos enteros, de proteínas magras como las del pescado, el pavo o el pollo, y de grasas saludables como las del aguacate, los frutos secos y las semillas. Si nuestra dieta se basa principalmente en todos estos alimentos nutritivos, conseguiremos sentirnos llenas y satisfechas, por lo que será más probable que podamos conseguir nuestro objetivo.

2. Hacer solo ejercicio cardiovascular

¿Sabes que es la masa muscular la que nos hace quemar más calorías?

Los ejercicios cardiovasculares queman calorías, no forman músculo. En cambio con ejercicios, como el levantamiento de pesas, conseguimos mantener nuestro metabolismo acelerado, y conseguiremos seguir quemando calorías incluso algún tiempo después de haber dejado de hacer ejercicio.

Una forma de conseguir mejores resultados con el ejercicio es combinar los ejercicios aeróbicos con algunos de pesas.

¿Qué te parece entrenar 2 o 3 veces por semana, durante 20 minutos con pesas, haciendo flexiones y abdominales? Es una muy buena forma de perder peso. Comienza con poco peso, con posiciones más fáciles y pocas repeticiones y ve incrementando la intensidad del ejercicio poco a poco.

3. Buscar una solución rápida

En la mayoría de los casos se buscan soluciones rápidas en las que podamos ver los resultados a corto plazo, pero estas soluciones suelen ser mucho más difíciles conseguir y mantener. Lo mejor es que los cambios que se realicen, sean cambios a largo plazo.

Después de estar “a dieta”, conseguimos bajar unos kilos, y ¿ahora cómo hacemos para no volverlos a ganar?

Cuando nos planteamos perder peso, debemos comenzar por hacer cambios de estilo de vida. Ésto nos ayudará a aprender las herramientas que nos permitan alcanzar nuestros objetivos y a ser capaces de mantenerlos. La clave es encontrar los cambios de estilo de vida que no sólo nos ayuden a alcanzar nuestro objetivo, si no que sean fáciles de seguir.

4. No tener apoyo

¿Sabes que si vas por libre en esto de perder peso tienes muchas menos probabilidades de éxito que si tienes un grupo de amigos y familiares que le están apoyando?

Hacer cambios en tu estilo de vida puede ser bastante difícil si ni tu pareja ni el resto de su familia están dispuestos a participar, o al menos a apoyar los cambios que estás haciendo.

5. No establecerte objetivos específicos

La clave del éxito es tener un objetivo.

En lugar de establecer objetivos inalcanzables, es mejor plantearse la pérdida de peso como una serie de pequeños cambios que sean más realistas. Si están intentando cambiar los hábitos, lo mejor es centrarse en uno cada vez.

Lo ideal es que el objetivo sea específico, medible, alcanzable, realista y de una duración determinada. Por ejemplo, comenzar a beber 8 vasos de agua al día durante el primer mes, el siguiente mes comenzar a sustituir la mitad de los hidratos de carbono de nuestro plato por verduras, así sucesivamente.

Cuando más pequeños y alcanzables sean los objetivos para conseguir cambiar el estilo de vida que pretendemos alcanzar, más fácilmente seremos capaces de mantenerlos en el tiempo.

6. Sobreestimar las calorías que quemas en un solo entrenamiento

Mucha gente cree que si se excedes un día comiendo lo puedes compensar pasándose todo el día en el gimnasio, pero ésto no es así. Más bien todo lo contrario. 

Pasarse todo el día entrenándo, lo único que consigue es aumentar los niveles de actividad y por tanto las demandas calóricas y el apetito. Como resultado, lo único que conseguiremos es comer en exceso.

Lo más importante es mantener el control del tamaño de las porciones y seguir un plan de alimentación saludable.

Cuando hay exceso de ejercicio, especialmente cuando su dieta es pobre en calorías, el cuerpo por seguridad disminuye su metabolismo. Cuando incorporamos menos de calorías de las que gastamos, con el tiempo el cuerpo comienza a pensar que los alimentos son escasos, y como protección evita perder grasa.  

7. No ser consistente con tu esfuerzo

Este es uno de los mayores errores. Para conseguir perder peso y mantenerlo, es imprescindible que se mantenga de forma constante una dieta adecuada y actividad física

Es una pérdida de tiempo hacerlo así durante dos semanas y luego volver otra vez al principio, porque lo más probable es que se recupere la mayor parte del peso que habíamos perdido.

 

Seguir leyendo: 

Ninguna Respuesta

Añadir Comentario

Subscribe!