¿Qué tipos de ecografías se hacen durante el embarazo?

Las ecografías y pruebas de ultrasonido que se realizan durante el embarazo son una forma no invasiva de ver el feto, el útero y la placenta

¿Cómo funcionan los ultrasonidos?

Durante la ecografía se utiliza una sonda de ultrasonido portátil (también conocida como transductor) para generar y recibir ondas sonoras de alta frecuencia que no pueden ser escuchadas por el oído humano.
Las ondas son absorbidas y recuperadas a partir de los tejidos humanos, huesos y fluidos corporales (todos con diferentes densidades) para crear imágenes de ultrasonido en blanco y negro que se parecen a un negativo fotográfico.
 
¿Qué tipos de ecografías se hacen durante el embarazo?
Las zonas negras indican la existencia de un medio líquido (como es el líquido amniótico) y las áreas blancas o grises indican la existencia de materiales más densos como son los tejidos y los huesos.

Tipos de ultrasonidos

Ecografía vaginal

La sonda de ultrasonido se coloca dentro de la vagina de la mujer, cubierta por una funda de plástico, similar a un condón.

Este método se utiliza durante las primeras semanas del embarazo (antes de la semana 12), y con él se obtienen imágenes más cercanas del útero de la mujer

Sirve para:

    • detectar la existencia o no de un embarazo.
    • para medir al bebé y detectar el latido de su corazón entre la semana 6-7 de gestación.
    • cuando la mujer tiene un útero en retroversión.
    • ver el cuello uterino de la mujer o detectar una placenta baja.

Ecografía abdominal

En este tipo de ecografía, la sonda de ultrasonido se coloca sobre el vientre de la mujer y permite obtener imágenes de su útero y del bebé.

Este es el método más utilizado, sobre todo después de las 12 semanas de embarazo, cuando el útero ha crecido y está fuera de la pelvis ósea de la mujer.

Ecografía tipo Doppler

Es un tipo de ecografías abdominal que permite estudiar el movimiento de la sangre a través del cordón umbilical del bebé y el flujo de sangre entre el útero y la placenta. Su objetivo es evaluar el funcionamiento de la placenta y el bienestar del bebé.

Ecografías 3D y 4D

La mayoría de las técnicas de ultrasonidos permiten obtener imágenes 2D, pero también están disponibles las imágenes 3D y 4D que permiten conseguir imágenes más reales, e incluso poder ver cómo el bebé se mueve en “tiempo real”.
Desde un punto de vista médico, los ultrasonidos 3D/4D no son esenciales, sin embargo, este tipo de ecografías pueden ser útiles para ver algunas partes del bebé con mayor claridad y en cualquier ángulo. Por ejemplo para una mejor visualización de ciertas anomalías como un defecto del corazón, labio leporino o defectos del tubo neural, como la espina bífida.
Este tipo de ecografías también permite aumentar la vinculación entre los padres y el bebé, porque la imagen del bebé es más realista y se pueden ver algunos gestos del bebé como bostezar, tragar y parpadear.
 
Lecturas relacionadas:

Añadir Comentario