Comer pescado durante el embarazo puede reducir los niveles de ansiedad

Comer pescado durante el embarazo puede reducir los niveles de ansiedad
Una baja ingesta de ácidos omega 3 podría estar relacionado con un aumento de los síntomas de ansiedad.
En un estudio, publicado recientemente en la revista PLoS ONE, se analizó la alimentación de 9530 mujeres embarazadas. A las 32 semanas se midieron los síntomas de ansiedad, comprobando que las mujeres que nunca comían pescado eran un 53% más propensas a tener altos niveles de ansiedad, que las mujeres que comían pescado regularmente.
También se observó que las mujeres embarazadas con una dieta vegetariana eran un 25% más propensas a tener altos niveles de ansiedad que las que comían carne y pescado.
Son muchos los estudios que han relacionado la ansiedad durante el embarazo con gestaciones más cortas y con bajo peso al nacer. La ansiedad también parece que podría tener efectos negativos en el desarrollo neurológico de los niños.
Por su alto contenido en ácidos grasos omega 3, se aconseja que las mujeres embarazadas coman varias veces por semana pescado. Pero, aunque el pescado y el marisco, son una parte muy importante de una dieta saludable, casi todos contienen trazas de mercurio, un elemento que en grandes cantidades puede afectar negativamente al desarrollo del sistema nervioso del bebé.
Para evitar estos efectos nocivos, se recomienda evitar pescados como el tiburón, el pez espada o la caballa que pueden contener altos niveles de mercurio, y comer hasta 28 gramos semanales de especies como los camarones, el atún blanco enlatado o el salmón.
Dos Santos Vaz J, Kac G, Emmett P, Davis JM, Golding J y Hibbeln JR. PLoS ONE (2013). Más información.
Temas relacionados con: Comer pescado durante el embarazo puede reducir los niveles de ansiedad.

Añadir Comentario