Usos del limón

“El jugo de limón es el ácido alimenticio más fuerte que hay en nuestras cocinas, lo suficientemente fuerte para hacer la vida imposible a la mayoría de las bacterias”, señala Robert Wolke, profesor emérito de química en la Universidad de Pittsburgh y autor de What Einstein Told His Cook 2: The Sequel, Further Adventures in Kitchen Science Usos del limón

Usos del limón

Desinfectar una tabla de cocina: frota una rodaja de limón sobre su superficie para desinfectarla. Aliviar picaduras de mosquito: frotar una rodaja de limón sobre la picadura cada hora para aliviar el picor Eliminar el color marrón que adquieren los alimentos cuando están mucho tiempo al aire: rocía las rodajas de manzana o de pera con zumo de limón antes de servir, o exprime un poco sobre el guacamole y remueve. Limpia las resistentes manchas de comida de las tablas de madera o de plástico: parte un limón en dos, exprime el jugo sobre la superficie sucia, restriégalo y déjalo reposar durante 20 minutos. Enjuagar con agua. Atenuar manchas de té en la ropa: Diluye zumo de limón con una cantidad igual de agua. Utiliza un cuentagotas o un palillo con algodón para asegurarte de que el zumo cae en la mancha. Aclara minuciosamente con agua fría. Un adorno barato: rellena un bol de vidrio con limones para hacer de centro de mesa o pon una fila de ellos en el alféizar de la ventana. Aliviar el dolor de garganta: corta un limón a la mitad. Sujeta una mitad sobre una cocina de gas o un quemador eléctrico a medio fuego y tuéstala hasta que la piel se vuelva de un tono marrón dorado. Déjala enfriar ligeramente, luego, mezcla el zumo con una cucharada de miel y traga la mezcla. Aclarar las uñas: frota un trozo sobre la superficie de las uñas. Sacar brillo al interior de los utensilios de cocina de cobre: espolvorea con sal un trozo de limón, luego, friega los utensilios con él. Blanquear la colada: añade media taza de zumo de limón a ciclo de la colada d una carga normal. Quitar restos de queso fresco u otros alimentos pegajosos de un rallador: cortar un limón y frotar ambos lados del rallador con la pulpa. Fuente: Real simple