15 consejos para dormir calentitos sin usar la calefacción

Dormir bien es fundamental para nuestro día a día, para estar llenos de energía y con una salud de hierro. Pero… ¿cómo influye la temperatura de nuestra habitación a la hora de dormir? Expertos coinciden en que la temperatura ideal para que nuestra calidad del sueño sea óptima, oscila entre 18 y 22 grados, siendo 22 grados la media más aceptada. 

El problema surge a la hora de mantener esa temperatura en nuestra habitación en épocas de frío, y la opción de encender la calefacción durante toda la noche…no creo que haga muy feliz a nuestro bolsillo cuando nos llegue la factura de la luz. Por eso hoy os traemos 15 consejos para poder dormir calentitos, dentro de las temperaturas recomendadas, sin necesidad de dejar la calefacción puesta toda la noche. 

Consejos para dormir calientes sin encender la calefacción

1. Calcetines gruesos. 

Los pies son uno de los termorreceptores más importantes del cuerpo (junto con las manos) y suelen expulsar el calor que sobra de nuestro cuerpo, por ello es importante mantenerlos calientes si queremos entrar en calor. Dormir con calcetines nos ayuda a aumentar la temperatura de nuestro cuerpo evitando la pérdida de calor por los pies. 

2. Utilizar varias capas

A falta de un pijama bien gordito, es recomendable utilizar varias capas, especialmente arriba, para mantener los riñones calientes. Podemos dormir con camiseta interior o dormir directamente con la bata puesta. 

3. Usar un humificador

El aire húmedo generalmente se siente un poco más cálido que el aire seco, además, existen humificadores que dan la opción de elegir entre aire caliente y aire frío, estos son un poquito más caros, pero son la mejor opción al poder elegir aire cliente.

Foto: pexels.com

4. Invertir el ventilador del techo

Parece un poco contradictorio, pero si tenemos ventilador de techo es recomendable encenderlo a la menor velocidad posible y en sentido de las agujas del reloj. La explicación es bien sencilla: el aire caliente tiende a subir hacia arriba, hacia el techo, por lo tanto si el ventilador está en marcha, empujará el aire caliente que se escapa hacia el techo de nuevo hacia abajo.

5. Calentar la cama

Existen varias alternativas para calentar la cama antes de meternos en ella, por ejemplo las mantas térmicas que se calientan en el microondas, rellenar una botella con agua caliente y ponerla entre las sábanas o los peluches que tienen en el interior un saquito para calentar en el microondas.

6. Alejar la cama de la ventana

Tener la cama cerca de la ventana implica tener la cama en la parte más fría de la habitación, ya que por un lado las ventanas muchas veces no aíslan completamente y dejan pasar el frío por las rendijas, y aunque pongamos solución a eso, los cristales suelen transmitir el frío exterior. Por lo tanto, es una buena idea mover la cama durante los meses de frío lejos de la ventana.

7. Aislar ventanas y puertas

Como hemos comentado en el punto anterior, muchas veces por la rendija de la ventana o puerta se suele colar el frío. Por eso para aislar mejor nuestro dormitorio podemos utilizar celo para cubrir todos los lugares posibles por dónde el frío se puede colar en las ventanas, y para las puertas en vez de celo, podemos utilizar una toalla para poner por debajo de la puerta. Existen unos cojines especiales para aislar del frio que se suelen vender en las tiendas de hogar y también puede ser una buena alternativa para puertas y ventanas.

8. Utilizar una alfombra gruesa

Una alfombra mullidita no solo nos da sensación de calidez al mirar nuestra habitación, si no que nos ayuda a aislar el frío que proviene del suelo.

9. Cierra la puerta de la habitación

En principio es algo lógico, pero quizás no hayamos caído. Cerrar las puertas de las estancias que no se utilizan o en las que estamos en ese momento, ayuda a que el calor que generamos no escape y se mantenga durante más tiempo en la habitación.

10. Utiliza cortinas y si son térmicas mejor

Cerrar la persiana es imprescindible para mantener a raya el frío exterior, pero si utilizamos cortinas aún mucho mejor. Las cortinas ayudan a retener el frío que se pueda llegar a colar por las ventanas, y si las cortinas son térmicas aún nos darán mayor calidez en la habitación.

11. Infusión caliente para dormir

La mejor opción para calentar nuestro cuerpo por dentro. Muchas veces aunque nos abriguemos, llevamos el frío por dentro… por eso tomar una bebida caliente antes de dormir nos ayudará a sentirnos calentitos por dentro cuando estemos en la cama. Eso sí, es importante evitar las bebidas con cafeína o teína a la hora de dormir, mejor si usamos infusiones o leche.

Foto: freepick.es

12. Aprovecha la luz del sol

Durante el día, aprovecha las horas dónde el sol entre por la ventana de tu habitación para subir las persianas y abrir las cortinas, y si los tejidos de las cortinas y las sábanas son de color oscuro, aún mejor, ya que absorberán el calor del sol en mayor medida. Recuerda que una vez que el sol deje de entrar por la ventana es importante volver a cerrar persianas y cortinas, para evitar que se pierda el calor que se haya acumulado gracias al sol. 

13. Duchita caliente antes de dormir

Parece un tópico, pero es una buena forma de que nuestro cuerpo entre en calor y así una vez te metas en la cama, no necesitarás generar ese calor, si no que tan solo tendrás que taparte bien para conservarte calentito. 

14. Utiliza edredón, mantas o sabanas de pelito

Si duermes sin calefacción es importante estar bien aislados del frío que puede hacer en la habitación, para mantener nuestro entorno (debajo de las sábanas) entre 18 y 22 grados. Por ello es importante elegir bien con que taparnos, las mantas, los edredones o incluso las sábanas de pelito o térmicas son la mejor opción.

15. Ten libros o cuadros por las paredes

Cubrir las paredes puede ayudarnos a aislar el frío que proviene del exterior y a evitar que las paredes al estar frías absorban el calor que hayamos generado en nuestra habitación, es más, a mayor número de cuadros o estanterías, mayor será el aislamiento del frío exterior. Además, las paredes cubiertas suelen generar una sensación mayor de calidez al mirar la estancia. 

Lecturas relacionadas:

 

Añadir Comentario