Por qué llorar es sano y necesario para tu crecimiento personal

3 Efectos que causa el llanto en nuestro desarrollo personal

¿Sabías que los seres humanos no somos los únicos animales que sentimos tristeza? Casi todos los animales expresan tristeza, depresión y soledad. De hecho, casi todos los mamíferos lloran la pérdida de sus hijos.

Pero los seres somos el único animal al que nos enseñan que la auto-expresión debería ser reprimida. A las niñas se les dice que deben ser sensibles y a los niños que deben comportarse como hombres y endurecerse. A los niños se les dice que llorar es de cobardes y a las niñas que llorar mucho las volverá locas.

Lo que no se nos dice es que el llanto en realidad es fundamental y es algo que debemos hacer más a menudo si sentimos que es lo que tenemos que hacer para expresarnos.

Mujer llora pero sabe lo que quiere 

 
Desarrollamos la resistencia a llorar, lo que provoca la supresión emocional, lo que causa a su vez complicaciones físicas y psicológicas. Reprimimos nuestras emociones y esperamos que cuiden de sí mismas, cuando la verdadera cura a nuestro problema es a veces tan simple como permitirnos desahogarnos por un momento

Contrariamente a lo que la sociedad nos dice, llorar es muy sano y debería ser algo tan natural como sonreír.  

1. Te permite ir más allá

Cada vez que lloro, más y más burbujas suben en mi cabeza sin darme cuenta que estaba ahí. Por ejemplo, la ira es el mecanismo de defensa típico para ocultar el dolor y el miedo. Cuando te permites ver más allá de la ira y el dolor, te darás cuenta que estás enfadad@ porque sientes dolor o tienes miedo de sentir dolor de nuevo. 

Cuando seas consciente de que sientes dolor, empezarás a llorar y a descubrir por qué. Lo que empieza por un lloro por ver a tu novio hablando con otra chica acaba en tú llorando por sentirte rechazada por todas las figuras masculinas de tu vida y por el temor a que los hombres no te acepten.

Y llorar por esto te hace darte cuenta realmente de que deseas que tu padre esté contigo, lo que te hace darte cuenta que no te sentirías tan insegura en tu relación si arreglaras tu relación con tu padre. Cuanto más lloras, más información sube de tu mente inconsciente.  

2. Despeja tu campo de energía

El llanto es para tu campo de energía lo que es la ducha para tu cuerpo. Libera emociones y sentimientos y obtiene energía que se mueve a través de tus chakras. Tu cuerpo no es estúpido. Sabe lo que necesita sentir y cuándo. Es sólo una cuestión de permitirte sentir lo que sientes y superar toda presión social que te impida abrirte a tus propias emociones.

Las emociones reprimidas hacen que nuestros campos de energía estén en tensión. Para dejarlas ir completamente, no puedes simplemente dejarlas ir en tu mente, también debes dejarlas ir en tu campo de energía. Llora. Libérate.  

3. Previene problemas de salud graves 

Reprimir emociones puede llevarnos a serios de problemas de salud. Cada vez hay más corrientes y teorías que apuestan por la idea de que los problemas psicológicos muchas veces se traducen en problemas físicos. Por ejemplo, si tienes un mecanismo de defensa que convierte el dolor en ira y se almacena en ti como ira, tu cuerpo estará siendo envenenado literalmente por la cantidad de hormonas de estrés que está liberando.

El 90% de todas las enfermedades son causadas o empeoradas por el estrés, y enterrar las emociones hace que las hormonas de estrés, adrenalina y cortisol, se produzcan en tu cuerpo. El llanto es una manera de liberación fisiológica. Es la forma en la que el cuerpo está diseñado para procesar y manejar las emociones, pero si lo forzamos contra sus reacciones naturales siempre nos acabará afectando por otro lado.

Es como si intentaras no sudar. El sudor es la forma en que tu cuerpo se refrigera, si fueras capaz de reprimirlo harías que tu cuerpo se sobrecalentara. Lo mismo puede decirse de las lágrimas. He llorado últimamente por varias cosas, a veces en público y a veces delante de familiares que no me habían visto llorar antes. Mi lado socialmente condicionado quería esconderse, pero si ni siquiera podemos sentirnos cómodos con lo que verdaderamente sentimos, no merece la pena vivir bajo las reglas de esta sociedad.

Prométeme una cosa: nunca volverás a sentir vergüenza por llorar. Sea por la cosa que sea. Las razones de tus lágrimas siempre serán más válidas que las razones para retenerlas.

Espero que esto te ayude. Yo, como siempre te espero en la próxima. No dudes en compartir tus pensamientos y reflexiones dejando un comentario más abajo.

Seguir leyendo:

Añadir Comentario