Estas impresionantes fotos muestran lo que se siente al tener Ansiedad

Puede ser difícil verbalizar lo que se siente al experimentar una enfermedad mental, así que la fotógrafa Katie Crawford decidió mostrarlo a la gente en lugar de decírselo. A continuación verás una impresionante serie de autorretratos titulada «Mi corazón ansioso», donde Crawford capta lo que siente al sufrir Trastorno de Ansiedad Generalizada y Depresión -dos condicionantes que la han acompañado desde que era niña. 

 

«He creado este proyecto como una manera de expresar mi experiencia personal. Sé que no puede ser específico para cada persona, pero espero con ello crear la oportunidad de abrir un diálogo entre quienes la padecen y los que nunca la han entendido». «Quiero que mis fotografías y sus escritos relacionados comiencen a expresar la constante y abrumadora presencia de la Ansiedad. No siempre es aterradora, no siempre es intensa, pero siempre está ahí». 

1. 

Una cautiva de mi propia mente. La instigadora de mis propios pensamientos. Cuanto más pienso, peor se pone. Cuanto menos pienso, peor se pone. Respira. Respira. Se irá pronto. 

2. 

Mi cabeza se llena de helio. Mi concentración se ha desvanecido. Como una pequeña decisión que tomar. Como una pregunta fácil de responder. Mi mente no me lo permite. Es como miles de circuitos cruzándose a la vez. 

3. 

Me daba miedo dormir. Sentía pánico en la oscuridad. Pero de hecho, no era la oscuridad completa lo que me aterraba. Era ese poquito de luz, que arrojaba una sombra -una sombra aterradora. 

«Quiero que la gente que sufre Ansiedad pueda utilizar estas imágenes de referencia si lo necesitan», dice Crawford. «Hay una idea errónea de que las personas ansiosas son antisociales o dramáticas. Realmente están procesando todo a su alrededor con tanta intensidad que no pueden abordar muchas preguntas, personas o mucha información a la vez. Y creo que ciertas fotos mías expresan eso. La Ansiedad es cuando lo sientes todo». 

4. 

Un vaso de agua no pesa. Tiene tan poco sentido como cuando tienes que cogerlo. ¿Pero y qué pasa cuando no puedes vaciarlo o dejarlo? ¿Qué pasa cuando tienes que aguantar su peso durante días, meses…años? El peso no cambia, pero la carga sí. En cierto momento, no puedes recordar lo iluminoso que parecía. A veces, necesitas todo de ti para pretender creer que no está ahí. Y a veces, sólo tienes que dejarlo caer. 

5. 

No importa lo que me resista, siempre estará ahí para sostenerme, taparme, romperme. Cada día lucho con ella, «no eres buena para mí y nunca lo serás». Pero ella sigue ahí, esperándome cuando despierto y con ganas de abrazarme mientras duermo. Me quita el aliento. Me deja sin palabras. 

6. 

Me dicen que respire. Puedo sentir mi pecho moviéndose arriba y abajo. Arriba y abajo. Arriba y abajo. ¿Por qué siento como si estuviera sofocada? Pongo mi mano debajo de mi nariz. Compruebo que hay aire. Pero yo todavía no puedo respirar. 

«Quiero ayuda a acabar con el estigma de que una enfermedad mental no es lo mismo que una física», explica Crawford. «Al igual que con la enfermedad física, hay días que son más fáciles. Hay días en que alguien con dolor de espalda crónico no se queja con cada paso, pero los días fuertes son casi paralizantes». 

7. 

Temo vivir. Temo morir. Qué forma de existir. 

8. 

Los cortes son tan profundos que es como que nunca llegarán a sanar. El dolor es tan real que es casi insoportable. Me he convertido en esto, en este corte…en esta herida. Todo lo que conozco en este mismo dolor: dificultad para respirar, ojos vacíos, manos temblorosas. Si es tan doloroso, ¿por qué dejo que continúe? A menos que…tal vez sea lo único que conozco. 

9. 

Es extraño -en la boca de tu estómago. Es como cuando estás nadando y quieres apoyar tus pies pero el agua es más profunda de lo que pensabas. No puedes tocar el fondo y a tu corazón se le escapan los latidos. 


«Quiero que la gente entienda que los miedos se basan en las mentiras que creemos», dice Crawford. «Debes entender qué es lo que les hace saber cómo hacerte sentir miserable. El miedo no puede controlar tu vida. Hay tanta gente con esta enfermedad que quiero mostrar al mundo lo que es. Quiero que la gente sepa que no están solos y que este trastorno es muy real y muy cruel». 

10. 

Fuiste creada por mí. Fuiste creada para ser mi cárcel. Fuiste creada por veneno. Estás hecha de miedo y mentiras. El miedo por lo que rara vez se da. Has estado formando parte de toda mi vida. Cada vez más y más fuerte. 

11. 

Me siento paralizada. Como atrapada. ¿Puedes sentir la parálisis? ¿O es esto la incapacidad de sentir? Estoy tan acostumbrada a ser insensible que, ¿a qué se equipara un sentimiento real? 

12. 

La depresión es cuando no puedes sentir nada. La ansiedad es cuando puedes sentirlo todo. Sufrir ambas es una constante guerra en tu propia mente. Sufrir ambas significa no ganar nunca. 

Sorprendente manera de compartir un trastorno, ¿verdad? ¿Qué te ha parecido la obra de Katie? ¿Crees que ayuda a otras personas en su misma situación? Y a ti, ¿te ha ayudado? ¿De qué manera? Comparte tus reflexiones dejando un comentario. 
Yo, como siempre, te espero en la próxima. Un gran saludo y un abrazo, Andrea. 

Fuente de todas las imágenes: http://www.katiejoycrawford.com/myanxiousheart 
IMPORTANTE: Si crees, que tienes un problema, que no puedes resolver por ti mismo/a, no dudes en acudir a un Psicólogo o un especialista. Puedes acceder a él a través del Médico de Familia de la Seguridad Social, el cual te derivará al especialista y te atenderá de forma gratuita. 

Lecturas recomendadas relacionadas con Estas impresionantes fotos muestran lo que se siente al tener Ansiedad: 

 

4 Respuestas

  1. Jany Garcia 8 años ago
  2. Anónimo 8 años ago

Añadir Comentario