El amor no debería limitarte, debería ser tu excusa para ser libre

3 Reflexiones sobre la complejidad de estar en pareja

La mayoría de personas que conozco se chocan contra un muro cuando están en una relación. La cosa empieza bien y a veces se mantiene así en el tiempo. 

reflexiones sobre la pareja

Discutís, pero no demasiado. Os apoyáis el uno al otro, compartís grandes momentos, crecéis juntos, y es cuando empiezas a pensar que estás entrando en la felicidad eterna.

Luego, casi de la nada, algo cambia. Intentas identificar qué es lo que es diferente pero todo lo sabes en ese momento es que te sientes diferente. Y tú no quieres sentirte diferente. 

Te sentías feliz, ¿sentirte “diferente” ahora significa que estás triste? 

La confusión ya está ahí. Empiezas a cuestionar si la persona con la que estás es la adecuada. Empiezas a sentir como una especie de ahogo, como si te costara respirar. 

Sabes cómo amar a tu pareja pero ahora mismo te sientes atado. La única manera de coger aire es tomarse un descanso y largarte de ahí corriendo. 

Eso es lo que la mayoría de gente querría hacer. Quieren correr. Quieren sentirse libres y sin cargas. No quieren estar retenidos y la idea de pasar toda una vida con alguien es la que crea esta sensación de estar atrapado.

La gente quiere ser libre y salvaje, como pretende la naturaleza. 

reflexiones sobre la pareja amor libre

Pero el amor no debería atarte. El amor debe ser la excusa precisamente para vivir tu vida al máximo, ser libre y salvaje. Si algo te va mal probablemente tu pareja no sea el único problema. 

Probablemente eres igual de culpable que él o ella. Pero no te preocupes, simplemente no lo sabías, así que déjame compartir contigo algunas cosas que creo son importantes para uno cuando está en una relación:

1. Estás demasiado centrado en tus emociones 

Las emociones no son los mejores indicadores para decirte si el amor que sientes hacia tu pareja es verdadero. Las emociones son cambiantes y están condicionadas por los pensamientos. Como tú pienses es como te vas a sentir.

Tus pensamientos son los que te hacen sentir bien. La otra persona no tiene nada que ver.

Tu pareja claro que contribuye a que te sientas bien y feliz. Pero al final del día eso depende de ti. Tú eliges la forma en que ves las cosas y cómo las entiendes.

Si tu manera de ver tu relación es lo que te hace sentir mal cambia la manera que tienes de verla. En todas las situaciones, discusiones, conversaciones tienes la oportunidad de elegir cómo entender la realidad.

Quédate con lo que te haga feliz. Si lo pretendes puede serlo todo.

2. Necesitas espacio 

reflexiones sobre la pareja

Las personas somos egocéntricas. Vemos las realidad desde una sola perspectiva: la nuestra. No solo queremos espacio, necesitamos espacio. Y tu pareja también. 

Algunas parejas se esforzarán por sentirte cerca. Pero para sentir que tienes a tu pareja cerca no es obligatorio tenerla físicamente al lado.

Por eso necesitas dejarle claro que no quieres su espacio, quieres espacio para ti mismo. Es más, no es que lo quieras, es que lo necesitas.

 No todo el mundo será capaz de aceptar esto. Pero es la única manera de conseguir una relación de pareja exitosa y feliz.

3. A veces las relaciones no están destinadas a funcionar 

Es así de fácil. Y si lo piensas es lo mejor que nos podía pasar.

Forzarnos a estar en una relación que no va bien es inútil, y además una pérdida de tiempo.La combinación que hacéis simplemente no funciona, y punto.

El verdadero amor ni siquiera garantiza un felices para siempre. No hay nada ni nadie que te garantice nada en el amor. Saber que haces todo lo que está en tu mano para que las cosas salgan bien es tu mejor baza.

Una relación acaba bien cuando ambos os comprometéis para que acabe bien. No hay que esperar a que las cosas salgan bien solas. El mundo no funciona así. Tú creas tu propia vida y si estás culpando a alguien más por los problemas que tienes, entonces es que eres tonto. 


Te puede interesar: