Memoria en el Limite

Un amigo que lee estos blogs me sugerio que debería escribir sobre cosas mas personales. Dice que ‘los opiniones e ideas de una persona mayor están igual de interesantes que el lado físico de envejecer’. He intentado evitar hacerlo. Sin embargo últimamente he estado pensando mucho sobre cuando era un niño lo cual confirma la experiencia de la gente mayor que dicen que es mas fácil recordar lo que paso hace muchos años que recordar lo que paso ayer. Alguien con mi edad dijo ‘el pasado ha terminado, el futuro es imprevisible vamos a vivir en el presente’. Pero el pasado nunca termina de todo y permanece en los margines de nuestras vidas. Con envejecer los fragmentos de memoria pueden ser un confort pero también pueden ser alarmante.

Mi hermana y un primo murieron el año pasado y ahora soy el único de nuestra familia que esta vivo. Así que he perdido no solo gente muy importante para mi pero también una conexión básica con mis años formativos. Tiene que ser una experiencia común ‘ahora soy el único’. Tengo un deseo irracional que podría aprender de mis memorias para poder entender mejor a mi padre mejor – no como el niño que era pero como la persona que soy ahora. ¡Imposible¡

Mi padre fue un hombre amable y educado. Si paso una mujer en la calle solía levantar su gorro y siempre andaba a lado del bordillo para proteger a mi madre. Tuvo valores tradicionales y estoy casi seguro de que votaba a los conservadores. También respetaba la familia real y leyó el periódico el Daily Mail. Mi padres tenían una vida convencional, siempre iban a la iglesia los domingos y sus amigos era gente parecida que nunca iban a cuestionar su manera de vivir.

Mi padre fue leal a mi madre y aunque ella a veces actuaba impetuosamente el era muy estable y solo un rayo de humor sugería que dentro de el había un anarquista estaba esperando a salir. Fue marinero en la primera guerra mundial y cuando su barco fue torpedeado fue rescatado del mar después de estar 5 horas. En la segunda guerra mundial trabajaba como guardia de seguridad en una fabrica de aviones. Mas tarde trabajo como jefe de personal y se jubilo con una pensión irrisoria. Murió antes que mi madre y siempre estaba preocupado de que no hubiera suficiente dinero para que ella después de su muerte (si había).

Fue un hombre bueno pero no creo que llegué a conocerle totalmente y ojalá pudiera hacerlo después de todos estos años. Quizás sea una ilusión, pero ahora en otra época muy diferente y como otra persona me pregunto si el hombre escondido que creo que sus lealtades culturales le impidió ser, pudiera ser librado. Por supuesto que no. Esto es una fantasía y tal vez un poco morboso. Pero la verdad es que le hecho de menos a este hombre quien nunca conocí bien.

B.R.