La explosión del envejecimiento. ¿Estamos preparados para ella?

Es fácil burlarse de la Casa de los
Lores, y yo soy tan culpable como cualquier otro por hacerlo. A
menudo los veo en la televisión, algunos de ellos apunto de o ya
durmiendo, como corresponde a personas mayores. El reciente intento
fallido de los miembros demócratas liberales del gobierno de
coalición de reformar la Casa de los Lores parece haberlos
fortalecido, dado que los bancos rojos suelen estar bastante llenos y
las dietas por asistencia de 300 libras (no imponibles) no pueden ser
la única razón para ello, aunque no hay duda de que es un
incentivo. Parecen haber redescubierto su papel como revisores
críticos de la política del gobierno y han tenido algunos éxitos
en este sentido recientemente.

Ayer, el “Comité selecto
para la función pública y el cambio demográfico” de los Lores
publicó el informe “¿Preparados para el envejecimiento?”.
El Comité responde a la pregunta con un rotundo “no” y
hace una serie de recomendaciones relacionadas con el trabajo, la
vivienda, las pensiones, la salud y la asistencia social (la
naturaleza interdependiente de los dos es insostenible, dicen); y
hace las recomendaciones pertinentes al gobierno. La población del
Reino Unido está envejeciendo rápidamente, pero el gobierno y la
sociedad están muy mal preparados para esa eventualidad.

“Una
vida más larga puede ser un gran beneficio, pero no ha habido un
fracaso colectivo a la hora de abordar las implicaciones y, sin una
acción urgente, esta gran bendición podría convertirse en una
serie de crisis miserables”.

El informe aboga por una
respuesta radical para nuestra población recién envejecida y
sugiere que cabría esperar que los partidos políticos emitiesen
documentos con su postura en los próximos dieciocho meses e
incluyesen sus propuestas en los programas electorales para 2015. En
el informe se insta al gobierno a exponer su visión de los servicios
públicos en una sociedad en envejecimiento en un Libro Blanco
(preliminar de un proyecto de ley parlamentaria) que se publique
bastante antes de las próximas elecciones generales.

El
informe sugiere, también, que se deberían nombrar dos comisiones de
distintos partidos en los seis meses previos a las elecciones de
2015. La primera de ellas sería para trabajar con los empresarios y
los proveedores de servicios financieros para examinar la forma de
mejorar las pensiones, el ahorro y la equidad; y la otra analizaría
el sistema de salud y atención social y cómo se podría modificar
su financiación para cubrir las necesidades de una población
envejecida. Ambas deberían estar obligadas a informar en doce meses
y a hacer unas recomendaciones claras sobre las implementaciones
urgentes.

No obstante, ¿serán estas recomendaciones algo
más que un llanto repetido desde los márgenes de la sociedad, al
igual que tantas otras? Mi impresión es que el actual gobierno de
coalición se está cayendo a pedazos, con el primer ministro Cameron
haciendo un cálculo erróneo tras otro. No puedo ver cómo un
problema importante, como señalan los Lores en el informe, va a
obtener la atención que merece. El gobierno está centrado en la
supervivencia y se agarra a un clavo ardiendo. La planificación
estratégica a largo plazo ya no está en su agenda.

Espero
estar equivocado.

Bryan