Salir fuera

La mayoría de los adolescentes tienen obsesión por salir fuera y si es de noche, de madrugada, mejor. Y los padres acabamos teniendo pánico a la calle o a cualquier espacio público.

salir fuera adolescentes

Muchos años a las espaldas y haber visto de todo no previenen de algunos peligros: violencia en la calle a través de desconocidos o “malas compañías” de amigos y compañeros de nuestro hijos.

En este contexto también aparece las drogas, uno de los temas que más preocupan a los padres con hijos en edades adolescentes. Su presencia en la calle y en los ámbitos en los que se mueven los jóvenes es una realidad.

Salir fuera ¿Cómo combatir peligros?

Esta es una razón por la que los padres debemos mantener un esfuerzo para no romper la comunicación con nuestros hijos. Sólo si hay comunicación tendremos más oportunidades de recibir ciertas señales que nos alerten de algo no va bien.

Hoy los jóvenes quieren salir fuera por las noches hasta horas que nosotros ni nos planteábamos en plena ebullición social de las libertades. Cierto es que a altas horas de la madrugada en la calle conviven nuestros jóvenes con una especie de “fauna carroñera” que intenta aprovecharse de cualquier “debilidad de la manada”. ¿Cómo evitar estos peligros?.

Educar a nuestros hijos en la ingenuidad, en un mundo irreal, no sirve de nada. Formación y comunicación son a veces respondidos por los chicos con actitudes de “oídos sordos”. Pero hay que esforzarse en que tomen conciencia de todos los peligros de la calle, sin que esto les cree inseguridad o un temor sobredimensionado que les afecte negativamente en su vida futura.

Guía para salidas fuera de adolescentes

¿Qué hacer? Bueno hay que pactar cosas. Al fin y al cabo quizás querrán transporte, volver a dormir a casa, tener algo de dinero para gastos, etc. etc. Bueno pues… a pactar:

¿Con quién salen?

Conocer con la gente con la que salen. Saber sobre el grupo y sus componentes es fundamental, por esta razón es bueno que antes de empezar a salir fuera, los padres hayan invitado a casa y conozcan de años atrás a los compañeros y amigos de sus hijos.

Plan de la salida nocturna (o diurna).

¿A qué sitios van a ir? ¿cuál es el plan? ¿han quedado con terceros? ¿qué ambiente hay por allí?

Plan de transporte (ida y vuelta).

Es importante pactar como se va y vuelve. A esas edades hay chavales que llevan motos, han bebido y la conducción puede ser altamente peligrosa. Por tanto hay que pactar un medio de transporte seguro para ir y volver.

Comunicación teléfono móvil.

Llevar teléfono móvil con suficiente batería y llamar a casa si se alteran algunas de las condiciones de la salida (ir a casa de alguien, cambiar de zona en la ciudad, quedar con otra pandilla diferente, o si se presenta alguna situación complicada: pelea, peligro, etc.).

A la vuelta.

Por muy tarde que vuelvan, intenta arreglar algún mecanismo por que estés despierto. Salúdalos y aunque adopten el típico aire huidizo -ya es un síntoma- antes de que se acuesten obsérvalos en su comportamiento y estado de ánimo. El olor a tabaco y alcohol es fácil de identificar.

 

Temas relacionados con salir fuera:

 

One Response

  1. Anónimo 11 años ago

Añadir Comentario