Estudio sobre los hábitos alimentarios de las adolescentes

Según un estudio de la FSA, las adolescentes británicas tienen “una dieta pobre”.

Un nuevo estudio oficial y exhaustivo sobre la nutrición en el Reino Unido indica que las adolescentes tienen una “mala alimentación”, dado que la mayoría no comen suficiente fruta y vegetales.

estudio-sobre-los-habitos-alimentarios-de-las-adolescentes

El informe, realizado por la Food Standards Agency (FSA) y el Ministerio de Salud británico, indica que los adolescentes, especialmente las jóvenes, toman demasiados refrescos azucarados, chocolate, patatas fritas y demás comida basura.

Sólo el 7% de las jóvenes de edades comprendidas entre los 11 y los 18 años comen las 5 porciones al día de fruta y vegetales recomendadas, mientras que más de dos de cada cinco jóvenes de este grupo de edad no consumen suficiente hierro, magnesio y otros nutrientes esenciales. La FSA señaló que los datos resultan “preocupantes” y que es algo que estaban intentando corregir promoviendo su mensaje de salud para los adolescentes en Facebook.

El estudio, que comparó la dieta de Gran Bretaña en 2008/9 con la de diez años antes, observó que se han realizado pocos progresos en la mejora de la salud de la nación, salvo en el tramo de edad de los más jóvenes. Niños en edad preescolar están consumiendo mucho menos azúcar, gracias a una reducción en los refrescos.

Sin embargo, el consumo de grasas saturadas, fibra y azúcar apenas ha mejorado y los consumidores todavía no cumplen los objetivos del gobierno por un amplio margen.

Y todo esto a pesar de la inversión de 3,3 millones de libras realizada por el Ministerio de Salud británico en la campaña “5-a-day” (referida a la importancia de consumir 5 raciones de fruta o verdura fresca al día) desde el 2006, y de los 75 millones de libras destinados a financiar, durante un período de tres años, la campaña “Change4Life”, con el objetivo de promover la alimentación sana y el ejercicio entre los escolares.

El estudio pidió a 1.000 consumidores que llevaran un diario detallado de lo que comían exactamente durante un período de cuatro días; además se tomaron muestras de sangre y se realizaron pruebas de tensión arterial. Los médicos también pesaron y midieron a todos los consumidores. Ahora se actualizará anualmente para mantener una estrecha vigilancia sobre si el Gobierno está teniendo éxito o fracasa en su intento de combatir la obesidad y reducir el consumo de grasas saturadas y azúcares añadidos en el país.

Fuente: Telegraph

Añadir Comentario