Adolescentes e Internet

Un nuevo estudio realizado por la Fundación MacArthur, ha señalado que las horas que los adolescentes pasan haciendo vida social en Internet no son necesariamente nocivas como algunos padres podrían temer.

adolescentes-e-internet

“Puede parecer que están perdiendo un montón de tiempo vagando por nuevos medios de comunicación, como MySpace o enviando mensajes instantáneos”, señaló Mizuko Ito, investigadora principal del estudio, “pero esta participación les está proporcionando la alfabetización y las habilidades tecnológicas necesarias para triunfar en el mundo contemporáneo. Están aprendiendo relacionarse con otros, a gestionar su identidad pública y a crear una página principal propia”.

El estudio, realizado desde el 2005 hasta el pasado verano, describe el uso de los nuevos medios de comunicación, pero no mide sus efectos.

Mizuko Ito, investigadora del departamento de informática de la Universidad de los peligros de California, Irvine, señaló que algunas de las preocupaciones de los padres relacionadas con los peligros de hacer vida social en Internet podrían ser el resultado de una percepción errónea.

“Ha habido cierta confusión sobre lo que realmente hacen en línea. En su mayor parte se relacionan con amigos, personas que han conocido en la escuela, en un campamento o practicando algún deporte”.

El estudio, parte de un proyecto de 50 millones de dólares sobre el aprendizaje digital y de los medios de comunicación, utilizó varios equipos de investigadores para entrevistar a más de 800 jóvenes y a sus padres y para observar a los adolescentes en línea durante más de 5.000 horas. Según el estudio, debido a la sensación que los adultos tienen de que hacer vida social en Internet es una pérdida de tiempo, los adolescentes declararon tener numerosas reglas y restricciones relacionadas con estas relaciones sociales electrónicas, pero la mayoría encontraba modos de esquivar estas barreras para permanecer en contacto con sus amigos durante todo el día.

Los adolescentes también utilizan estos medios para explorar nuevas relaciones románticas, con interacciones lo suficientemente casuales como para asegurarse de no pasar vergüenza si la otra parte no está interesada.

El estudio observó también que muchos jóvenes pasan por un período de exploración y buscan información en línea, personalizan sus juegos o experimentan con la producción de medios digitales. Por ejemplo, un adolescente de Brooklyn hizo una búsqueda en el servicio de búsqueda de imágenes de Google para ver una tarjeta de vídeo y averiguar dónde coloca ésta en un ordenador, para luego instalar la suya propia.

“Los nuevos medios permiten a los jóvenes un grado de libertad y autonomía que no está tan presente en una clase”, señaló el estudio. “Los jóvenes se respetan entre sí en línea, y suelen estar más motivados a aprender de sus iguales que de los adultos”.

Fuente: The New York Times