Disfruta del deporte en los meses de calor.

Vancouver Sun Run 2006 – Foto propiedad de kris krüg

Con las vacaciones solemos disfrutar de algo más de tiempo libre y quienes llevan trabajando durante todo el año cogen sus merecidos días de descanso. Por supuesto, el deporte siempre es una buena opción para pasar nuestro tiempo libre, solos o en compañía. Pero existe un problema… el calor.

En esos meses en los que el sol más aprieta, atarse las zapatillas y correr por el semi-derretido asfalto es misión imposible. Además nuestro organismo baja sus revoluciones y los músculos se relajan… ¡Hasta ahora!


Sirvan estos consejos para despertar nuestro cuerpo y mantenerlo activo incluso en los meses de más calor.

1. Mantente hidratado.

La parte más importante para practicar deporte de forma segura en los meses de más calor es, sin duda, la hidratación. Obviar este consejo puede derivar en problemas muy serios, que pueden ir desde la fatiga, un desmayo, o incluso un ataque al corazón.

Para evitar cualquier tipo de problema, sigue los siguientes pasos:

  1. Bebe medio litro de agua dos horas antes de comenzar tu actividad física.
  2. Lleva una botellita de agua contigo cuando corras, y bebe pequeños sorbos durante tu ejercicio.
  3. Si el calor es máximo o tu actividad es muy intensa, puedes beber otros productos específicamente diseñados para hacer deporte.
  4. Al acabar la actividad, vuelve a hidratarte. Seguirás sudando durante un tiempo y necesitarás reponer los líquidos. Puedes incluso pesarte antes y después de la actividad física para saber qué cantidad de agua has perdido durante la práctica.

2. Haz ejercicio durante la mañana.

Nunca hagas ejercicio al medio día en una jornada muy calurosa. El riesgo es máximo en las horas centrales del día, y además de que la fatiga no te permitirá desarrollar tu actividad al 100%, estarás exponiéndote a serios problemas como golpes de calor.

Hacer ejercicio por la mañana tiene otras ventajas, como un mejor control de tu actividad física, o tener más energía durante todo el día. Pero lo interesante aquí es que con las primeras horas de sol no hace tanto calor. También puede ser buena idea elegir las últimas horas del día.

3. Usa crema y gafas de sol.

Incluso cuando vayas a hacer deporte a primera hora de la mañana, te recomendamos que emplees cremas solares, y si lo ves conveniente, gafas de sol. Recuerda que la crema debes ponértela 30 minutos antes de empezar tu actividad física. Si no, cuando empieces a sudar tu piel expulsará la crema y no tendrá efecto.

Recuerda usar una crema con una protección mínima del 15, que proteja de rayos UVA y resistente al sudor.

4. Usa ropas que transpiren.

Independientemente del tipo de actividad que vayas a practicar, intenta usar ropa confortable y que transpire el sudor. Aquí van algunos consejos sobre qué tipo de ropa debemos usar:
  1. Usa ropa ligera, sin costuras ni etiquetas. Con el sudor pueden provocar rozaduras.
  2. Tejidos transpirables. La ropa hecha de algodón empapa el sudor, y provoca que la ropa pese más y se vuelva incorfotable. Con los tejidos transpirables conseguirás evaporar ese sudor.
  3. No uses ropas oscuras. Los colores claros reflejan más los rayos de sol, y con ello reducen la temperatura corporal. ¿Nunca te habías preguntado por qué quienes viven en el desierto visten siempre de blanco?
  4. Usa una gorra para evitar que el sol te pegue de lleno en la cabeza.

5. Tómate un tiempo para adaptarte al calor.

A veces olvidamos que nuestra adaptación no es igual cuando nos encontramos ante altas temperaturas. Durante los meses de más calor hacer ejercicio es mucho más duro, nuestro cuerpo no se adapta igual, y como hemos dicho antes, podríamos sufrir serios problemas si no vamos bien hidratados y preparados.

Antes de lanzarte a la calle a hacer deporte, dale a tu cuerpo un tiempo para adaptarse:

  1. Comienza poco a poco, con un calentamiento extra. No subas muy pronto la intensidad del ejercicio.
  2. Acorta tu actividad, y prueba otras actividades de menor desgaste.
  3. Escucha a tu cuerpo. Si te encuentras fatigado, te duele la cabeza o te mareas, para. Refréscate, busca la sombra y descansa. Cuando estés recuperado, vuelve a tu actividad, o a casa 🙂

6. Consejos para mantenerte fresco.

Una vez decidido a seguir con tu práctica habitual y has atendido a los consejos anteriores, escucha estos consejos para mantenerte fresco mientras practicas deporte:
  1. Congela una botella de agua durante la noche, y llévala cuando hagas deporte. Cuando termines, esa botella estará fría. Te servirá para refrescarte.
  2. Empapa un pañuelo en agua y póntelo a modo de bandana o en el cuello.
  3. Busca una piscina, es la mejor forma de refrescarte. Por ejemplo, planifica una ruta para terminar en la piscina local o en el mar, y termina tu actividad con un chapuzón.
  4. Practica deportes acuáticos. La natación es el mejor deporte para practicar en los meses de calor.
  5. Ejercítate en el interior. Cuando el sol aprieta en la calle, prueba a hacer unas series en casa o en el gimnasio.
Noticia original extraída de About.com

Añadir Comentario