5 posturas de yoga refrescantes para combatir el calor del verano - Trucos y consejos ​ ​

5 posturas de yoga refrescantes para combatir el calor del verano

El calor excesivo en verano puede llegar a debilitar nuestro organismo si no prestamos atención a las sensaciones que nos provoca, y al cómo nos afectan (cuerpo más caliente, mente más acelerada…).

posturas-yoga-refrescantes

En cuanto a la practica del yoga, también es importante tomar conciencia del calor y el cómo nos afecta, para poder eliminar aquellas posturas y estiramientos que puedan perjudicarnos y empeorar nuestro estado, e incorporar aquellas que puedan beneficiarnos y ayudarnos a sentirnos más frescos.


Posturas de Yoga que debemos evitar cuando hace calor

Las posturas que nombraremos a continuación tienden a aumentar nuestra temperatura corporal, de modo que procuraremos evitarlas:

  • Inversiones
  • Saludos al sol (se pueden hacer uno o dos pero estos aumentan nuestra temeperatura corporal considerablemente)
  • Posturas de guerrero
  • Posturas de entrelazamiento (“bind poses”)

Posturas de yoga para combatir el calor (y sentirnos más frescos)

En lugar de las nombradas arriba, podemos practicar estas 5 posturas de Yoga refrescantes, ideales para combatir al calor del verano:

1.- Anahatanasana (versión 1)

 
En esta pequeña variación de saludo a la luna, debemos procurar movernos lentamente, con propósito y disfrute.
 
Comenzaremos en posición de montaña (tadasana) y llevaremos nuestros brazos por encima de la cabeza a medida que inspiramos lentamente. Expiraremos a medida que bajamos los brazos y llevamos nuestras manos al sacro. Manteniendo las manos apoyadas sobre el sacro, subiremos el pecho, abriremos la garganta y llevaremos la cabeza hacia atrás.
 

Mantendremos la postura durante una media de 3-5 respiraciones.

2.- Uttanasana

 
A medida que expiremos, dejaremos nuestras palmas relajadas y mirando hacia arriba e inclinaremos la parte superior del cuerpo hacia el suelo. Asegúrate de que el cuello permanece relajado y tus pies enraizados justo debajo tuya.
 
Aguanta la postura durante 5 respiraciones profundas.

3.- Prasarita Padottanasana

 
Separa los pies (como en la foto) manteniendo las piernas rectas y los pies paralelos entre si (apuntando hacia adelante). A medida que inspiremos, nos inclinaremos hacia adelante con el torso hasta tocar el suelo con la punta de los dedos. Despues, a medida que expiremos, descenderemos el torso un poco mas y nos cogeremos el dedo gordo de cada pie con los dedos índice y corazón de cada mano (es posible que la corona de tu cabeza llegue a tocar el suelo).

 
Este tipo de posturas (inclinaciones con piernas abiertas) ayudan a liberar la espalda, el cuello y los hombros por completo.

4.- Anahatanasana (versión 2)

 
Colócate de rodillas y en posición de tabla de mesa. Manteniendo la parte inferior del vientre contraída, lleva las manos hacia adelante y conduce el pecho hacia el suelo.
 
Descansa en esta posición durante 5 respiraciones profundas (más o menos).
 
  • 5.- Matsyasana
 
Extiende los pies en frente tuya y coloca los antebrazos detras tuya (colocando las palmas justo debajo de los glúteos boca abajo). Apunta los dedos de los pies hacia afuera y extiende el pecho hacia arriba a medida que abrimos el cuello y poco a poco soltamos la cabeza para que baje hacia abajo (puede que en este caso la cabeza acabe en contacto con el suelo). Presiona el suelo con tus piernas y manos mientras sientes la inflación del pecho con cada inspiración.
 
Esta postura ayuda a restablecer nuestra concentración después del trabajo duro que nos supone hacer estas posturas.
 
Leer más: