Liderazgo de Donald Trump: sus 3 grandes errores

La diferencia entre los líderes fuertes y los débiles es la forma en que manejan sus errores

estilo de liderazgo de Donald Trump

  Estos últimos meses están siendo duros para Donald Trump. Macy’s anunció que quitaría la mercancía de la firma de Trump de sus estantes después de que el magnate y candidato presidencial republicano llamara a los mexicanos y a otros grupos de inmigrantes “asesinos y violadores”. La decisión se produjo la misma semana que la NBC y Univisón cortaran relaciones con las cadenas de televisión de Trump.

El problema de Trump no está en lo que dice, sino en cómo de mal se toma las represalias. Cualquier líder, cualquier persona que aspire a dirigir una empresa o una país entero puede -es más, debe- aprender de sus errores. Aquí echamos un vistazo a los 3 mayores errores de liderazgo de Donald Trump.

1. Salirse del guión

Las declaraciones de Trump realmente no deben ser una sorpresa para la mayoría. Siempre ha sido muy franco acerca de sus extrañas creencias y nunca ha tenido pelos en la lengua. El problema es que no sólo necesita una imagen pública positiva para el éxito de su carrera y sus empresas, también es candidato a presidir un país donde reina la diversidad y cuyos votantes también son los propios inmigrantes a los que insultó.

Teniendo en cuenta estos factores, la única explicación posible de por qué dice lo que dice es que sus pasiones superan a su sentido común. Un mejor líder no sólo habría sido más abierto de mente, sino que habría mantenido la boca cerrada ante la duda.

 

2. Dejar que su ego tome el control

Todos cometemos errores, pero ser capaz de rectificar es fundamental para que haya un buen liderazgo. Detrás de cada error de Trump debería haber una disculpa inmediata. Puede que no borre por completo el daño que sus declaraciones hicieron a mucha gente, pero habría sido un buen camino para apaciguar la ira contra él. Incluso podría haber creado un diálogo público acerca de sus creencias, permitiendo participar a los electores sobre la opinión que tienen acerca del tema de la inmigración.

Un líder inteligente se habría disculpado rápidamente. Desde CEO’s a presidentes lo han hecho en el pasado. Eso no significa que Trump no pueda tener una opinión particular, pero si quiere ser el líder de un país como EEUU, tiene que mostrar la voluntad de evolucionar y considerar otros puntos de vista. Una disculpa sería un paso esencial en esa dirección, pero de momento no lo ha hecho, al menos no todavía.

 

3. Doblar en una mala apuesta

Cuando Univision dijo que no iba a retransmitir los concursos de Miss Universo y Miss USA en sus canales, Trump debería haberse dado cuenta de la gravedad de la situación y haber tomado medidas inmediatamente para recuperar la relación con la empresa. Una disculpa podría haber amainado el dolor, pero en lugar de eso Trump demandó a Univision por $500 millones. Esto es sin duda alguna ser un mal relaciones públicas. Le hace parecer arrogante y vengativo, y destruye cualquier posibilidad de que el público lo perdone. Donald se hundió aún más profundo en el agujero que él mismo se había cavado.

Por doblar una mala apuesta, Donald ha mostrado al mundo el peor rasgo que cualquier líder puede exhibir : el ego. La puesta en escena de Trump sólo ha servido para hacer más famosos a sus negocios, pero no ha mejorado su seriedad en el escenario político. Puede que pague un precio muy alto por haber ido demasiado lejos, pero se niega a corregirlo. Esperemos a las elecciones y que el pueblo hable.

Seguir leyendo:


2 Respuestas

  1. Andrea Méndez Mollá 3 años ago
  2. Anónimo 3 años ago

Añadir Comentario