La Unión Bancaria se olvida de lo más importante

En la gestación de la crisis financiera han participado todos los agentes económicos: las entidades bancarias mediante una deficiente gestión del riesgo de crédito, las empresas y los hogares endeudándose por encima de sus posibilidades reales, y el sector público como supervisor del sistema financiero.

Durante años hemos presenciado el acuerdo entre entidades bancarias y reguladores para “no buscar culpables”, ya que ambos tenían muchos errores que esconder.

El proceso denominado Unión Bancaria se basa en cuatro pilares: Regulación homogénea de acceso a la actividad bancaria, el Mecanismo Único de Supervisión (Banco Central Europeo), el Mecanismo Único de Resolución para la liquidación ordenada de entidades problemáticas y homogeneización de los Fondos de Garantía de Depósitos.

Pero se están olvidando del régimen sancionador. La ausencia de confianza en el sistema financiero está motivada porque (5-6 años después) ni los banqueros ni los políticos responsables están en la cárcel. Y esto, en el argot financiero, se llama riesgo moral y genera incentivos perversos que privatizan los beneficios y socializan las pérdidas.

Una sociedad no va a confiar en los mercados financieros si piensan que están indefensos ante un sistema donde no se sancionan fraudes de miles de millones de euros e incentiva comportamientos tan esperpénticos como los ocurridos en España.

Dicen que el sector bancario se encuentra en la última fase de su recuperación… pero no subestimen a los depositantes porque la confianza es algo muy difícil de recuperar.



Autor del post
Ramón Pedreño, licenciado en ADE y Máster en Tributación, Socio en EMDER, Derecho y Empresa, y Asesor estratégico y financiero en IT&IS


4 Respuestas

  1. Ccl 5 años ago
  2. Ramón Pedreño 5 años ago
  3. Almu 5 años ago
  4. Ramón Pedreño 5 años ago

Añadir Comentario