Las cajas de ahorro alemanas y españolas

Hacia la privatización de las cajas de ahorros alemanas

El sistema financiero alemán giraba históricamente en torno a tres grandes ejes: la banca privada, las cajas de ahorro (con estructuras regionales) y las cooperativas de crédito. En los últimos años uno de los estos pilares, las cajas de ahorros está en crisis. Una de las cajas más emblemáticas de toda Alemania, la Caja de Ahorros de Berlín, va ser subastada en 2007, después de requerir cuantiosas ayudas públicas. Esta situación está fraguando el camino hacia la privatización de las cajas de ahorro en el país germano.

Las cajas de ahorro en Alemania y España

Cajas de ahorro alemanas y las españolas

Algunos analistas y expertos se apresuran a señalar estos días que la situación alemana no tiene nada que ver con la realidad de las cajas de ahorro españolas.

Las alemanas absorben una gran cantidad de negocio, pero las tasas de rentabilidad son muy bajas. En Alemania la banca privada nacional y extranjera ganan constantemente cuota de mercado a las cajas. Por el contrario, en España son las cajas de ahorros las que ganan terreno y clientes a los bancos, especialmente en el mercado hipotecario.

Aunque la solidez de las cajas de ahorro en España nadie la pone en duda, algunas voces señalan en círculos restringidos la potencial vulnerabilidad de estas entidades, piezas clave en el sistema financiero español. Estas son las razones esgrimidas en tales círculos:

a) Competencia desleal con los Bancos. El carácter jurídico mercantilmente atípico de las Cajas de Ahorro en España, propiciaría una situación en la que las Cajas de Ahorro estarían compitiendo deslealmente con la banca privada, según algunos expertos.

Así esta última tendría la obligación de remunerar de forma competitiva en el mercado a los propietarios acionistas a través del dividendo. El caracter residual de la obra social, favorecedor de una imagen y de campañas ciudadanas de marketing conllevaría una desventaja nada despreciable para la banca privada. Esta discriminación jurídica se extiende a vertientes como la falta de reprocidad en la compra de entidades financieras. Así mientras que las Cajas pueden comprar Bancos, estos no pueden hacer lo mismo respecto a las Cajas.

b) La politización de las cajas de ahorros españolas. La LORCA (Ley de Organos Rectores de las Cajas de Ahorros) está conduciendo desde su aplicación a una creciente politización de las Cajas mediante la introducción en los consejos rectores (consejos de administración, comisiones ejecutivas, órganos de dirección…).

La excelente coyuntura de la economía española ha permitido encubrir negocios ruinosos en los que estas entidades se han visto obligadas a entrar por presiones y motivaciones políticas. La duda es si una coyuntura menos favorable, como la atravesada por las cajas alemanas desde la reunificación de Alemania, permitiría “encubrir” la creciente politización de estas entidades.

c) El poder ejecutivo en las cajas. En aquellos casos en los que la LORCA no ha permitido el dominio claro de un grupo político específico, el poder ejecutivo se ha eregido -en algunos casos- en un poder que sobrepasa o iguala la capacidad de influencia de los poderes políticos locales, fomentando en algunos casos situaciones ciertamente pintorescas…

Privatización de las cajas de ahorro españolas

Así las cosas la privatización de las cajas españolas ha sido una hipótesis barajada por algunos miembros del anterior gobierno, que fueron desterradas, al menos coyunturalmente. Las tensiones que ahora afectan a las cajas alemanas viene a revivir las intenciones de algunos partidarios de la privatización. No es un tema fácil, debido a la dispersión del poder en partidos regionales (CIU, PNV, etc…) y estales (PSOE y PP, ni tampoco la solidez actual de las cuentas de las cajas da muchas bazas a los partidarios de las privatizaciones.

El debilitamiento de la banca privada en el mercado español respecto a las Cajas de Ahorros ha sido compensado en los últimos años a través de la internacionalización de la banca española en otros países, especialmente en América Latina, aunque también con incursiones crecientemente importantes en Europa y otros países.

Por tanto, aunque la coyuntura actual y la agenda política no juegan a favor de la privatización de las cajas, las actuales tensiones en otros sectores como el eléctrico (caso de Endesa o de las constructoras ávidas de empresas eléctricas) hace suponer que las Cajas son un bocado muy apetecible para las empresas con mayor poder en España.

Para acabar, quizás no está demás recordar aquello de que “Cuando las barbas de tu vecino veas pelar… pon las tuyas a remojar”.

Relacionados con Bancos y Cajas: