El sexo cuando bebes alcohol: 14 problemas que todos tenemos

El alcohol es un amante cruel, te incita a tener relaciones sexuales, pero luego te lo hace realmente difícil. La sensualidad se convierte en torpeza, y cuando leas estos hechos recordarás el ridículo que podemos llegar a hacer.

  1. ¿Vergüenza? Acuérdate, no existe el sentido de la vergüenza. Generalmente, cuando vas sereno, sueles reservarte más a la hora de contarle a tu amigo los detalles más íntimos de tu vida delante del taxista de 60 años. Es muy embarazoso recordar este momento para todos los involucrados al día siguiente.
  2. Mareos. Sí, te vas a marear si recibes un giro salvaje cuando estas encima. Lo mejor es que te tumbes y te dejes llevar.
  3. El mejor de los casos tu aliento
    olerá a mezcla de alcohol, en el peor, a comida basura.

  4. Lenguaje obsceno Cuidado con lo que hablas, el
    lenguaje sucio en la cama, seguramente hará que pases vergüenza el día siguiente.

  5. ¿Estoy bien? Te preguntas si vomitarás en el baño de la otra
    persona en cuestión. La línea entre “borracha” y “pasada”.

  6. ¿Llevaba móvil? Sin quererlo harás caso omiso a
    los 700 whatsapp que te enviarán tus amigas porque estarás inmersa en el túnel del
    sexo. “¿Dónde estás?”, “¿Estás bien?”, “Por favor, no manches la falda que te he
    dejado”.

  7. Tropiezos. Como hemos dicho, los
    momentos de sensualidad suelen convertirse en momentos ridículos de torpeza,
    ten cuidado de no caer sobre él y hacerle daño, al menos.
  8. Sí, os están viendo. Os pensáis que nadie
    se da cuenta de que tiene la mano entre tus piernas y trata de rozar tu
    parte íntima ( o cualquier otro gesto) mientras habla con su compañero de piso,
    el movimiento que haces con las piernas no es sutil, no estáis siendo discretos,
    debéis saberlo.

  9. “Te amo”. Decir te quiero sin tenerlo planeado
    en la primera relación sexual, y con alcohol de por medio, es una decisión muy
    arriesgada.

  10. El sexo oral dura años. Cuando
    estás en las partes inferiores de un borracho el tiempo se detiene.

  11. ¿Estás ahí? Estar esperando a que
    él encuentre tu clítoris para finalmente terminar ayudándolo. Aunque pocos chicos
    pueden encontrarlo sobrios, en general, cuando te acuestas con alguien que
    también ha bebido, las posibilidades de encontrar a uno que lo hagan son mucho
    menores.

  12. No lubricar adecuadamente. Lo
    peor es querer tener relaciones sexuales y no poder. Tu mente está muy
    predispuesta a tener sexo, pero como habrás comprobado, tu cuerpo realmente no
    lo está tanto.

  13. No estas siendo sexy. ¿Pose sexy? ¿Miradas sexys? ¿Gestos sexys? Cuestiónatelo.
  14. No usar gomita. Es la mayor irresponsabilidad, y el alcohol sólo te cuenta lo sana y libre de enfermedades que esta la otra persona, sin contar los embarazos no deseados, que dentro de lo malo, es lo mejor que podrías coger. No te olvides del preservativo.