Vacaciones de aventura


Ideas para personas que desean pasar unas vacaciones emocionantes viviendo una ventura inolvidable

1. Ciclismo de montaña en Cappadocia, Turquía: en Cappadocia, podrás pasar en bici junto a conos, agujas y pilares rocosos, además de monasterios, obras de arte bizantinas y casas cuevas, que hacen de este paisaje de fantasía un verdadero regalo. Los meses ideales para ir son mayo, junio, septiembre y octubre; y, por el tipo de senda, basta con tener un nivel básico de bicicleta y estar un poco en forma. Argeus Tourism and Travel organiza viajes en grupo y personalizados de diversa duración y dificultad (cappadociaexclusive.com). Para llegar allí, se puede volar hasta Estambul y con Turkish Airlines de Estambul a Kayseri, 70km al suroeste del corazón de Cappadocia.

2. Senderismo en Kungsleden, Suecia: si quieres caminar por una solitaria zona virgen con total libertad de elección en cuanto a caminos, duración y donde acampar, haz la llamada Senda del Rey, en la que podrás ver valles en glaciares, bosques de abedules, profundos lagos y renos salvajes. La naturaleza en su estado más salvaje. El Kungsleden tiene una extensión de 438km desde Abisko a Hemavan en Laponia sueca, por lo que es necesario al menos un mes para recorrerlo en su totalidad.

La mejor época para ir es entre finales de junio y mediados de septiembre. La Asociación de turismo sueca gestiona una red de estaciones de descanso con restaurantes, duchas, etc. El camino está bien indicado, por lo que no hace falta guía. Scandinavian Airlines vuela a Kiruna vía Estocolmo. Desde allí se puede ir en tren hasta Abisko.

3. Kayac en el mar en Islandia: la costa oeste de Islandia es una mezcla de acantilados de gran altura, rocas más bajas, playas de arena blanca y playas de arena negra. En esta inolvidable prueba de navegación en mar abierto y resguardados fiordos, podrías remar durante días sin ver otra persona, pero quizá puedas ver alguna ballena. La mejor época es de mediados de junio a mediados de agosto, ya que los días son más largos y las temperaturas más favorables. Sea Kayak Iceland ofrece tours por la zona y clases de kayac. Icelandair vuela a Reykjavik, desde donde se puede acceder fácilmente a la costa oeste en coche.

4. Senderismo por Haute Route: la Haute Route, que une Chamonix (Francia), con Zermatt (Suiza), ofrece mejores paisajes en una sola caminata que cualquier otra ruta alpina. La ruta, que conecta el Mont Blanc (4.808m) con el Matterhorn (4.478m), es popular entre los esquiadores de montaña en primavera y una caminata de 180km en verano, para la que no se requieren conocimientos técnicos de montañismo.

La mejor época para ir es desde mediados de julio a principios de septiembre. Es posible dividir la ruta en tramos más cortos y hay trenes y buses que permiten saltarse etapas. Varias empresas ofrecen caminatas guiadas, entre ellas, The Adventure 100.

5. Escalada en Ben Nevis: habitualmente, Ben Nevis (1.344m) luce una corona de nubes que insinúa su majestuosa talla y apenas oculta su escarpada grandeza. De vez en cuando el cielo se abre y la montaña ofrece a sus huéspedes una preciosa vista de los lejanos valles y cumbres de las Highlands. Ben es uno de los principales destinos de los aventureros británicos. Se puede ir en cualquier época del año, pero la mejor es de junio a septiembre. Solo necesitarás un mapa y una brújula. Para practicar escalada conviene preguntar a los expertos de la zona y llevar un guía. West Coast Mountain Guides, de Alan Kimber, proporciona clases, el equipo e, incluso, alojamiento. Hay trenes y buses desde Glasgow a Fort William.

6. Esquí campo a través en Laponia: mientras te deslizas te puedes encontrar, de pronto, una manada de renos en medio del camino, algo que te puede frenar en seco si no estás acostumbrado. Laponia ofrece una experiencia de esquí monte a través de calidad, ya que, debido a su clima seco, el frío no es tanto como cabría esperar y eso permite esquiar durante más tiempo y con más fuerza; además, puesto que la nieve refleja cada rayo de luz, se puede esquiar fácilmente en la oscuridad.

La mejor época para ir es de noviembre a mayo. Volar hasta Oslo desde donde se puede acceder en tren tanto al norte como al sur de Hardangervidda Plateau.

7. Andar en bicicleta en Southern Piedmont: ruta con menos tráfico que otras de Italia mucho más conocidas con grandes extensiones de bonitos paisajes. El aire que se respira es limpio y con aroma floral y hay majestuosos castillos y pueblos medievales que visitar. Tómate tu tiempo y pedalea a tu ritmo hasta Camogli en la costa de Liguria. En primavera y otoño se dan las mejores temperaturas para andar en bicicleta. Barolo es un buen punto de partida para una ruta de más o menos una semana hasta la costa, tanto si se viaja solo como con guía. Headwater o Ciclismo Classico ofrecen buenos tours. Ryanair vuela a Turín, aunque algunos tours incluyen el vuelo.

8. Senderismo por Snowdon Horseshoe: desde la transitada carretera de acceso, Crib Goch no parece una ruta muy viable, pero en realidad resulta maravillosa y muy gratificante, con un hermoso paisaje escarpado y unas vistas maravillosas. La mejor época para ir es de abril a octubre, a menos que te gusten la nieve y el hielo. Se puede ir en tren hasta cerca de Bangor.
9.Montar a caballo en Andalucía: Andalucía es uno de los mejores sitios de Europa para montar a caballo. Te puedes pasar los días galopando en un corcel por playas de arena dorada, a través del paisaje desértico o de bosques de pinos, y con unas impresionantes vistas de valles floridos y espectaculares sierras. Los caballos andaluces constituyen una de las razas más antiguas que se conocen y son famosos por su inteligencia, su fuerza y su elegante porte. La mejor época para ir es de marzo a noviembre. La mayoría de las visitas guiadas incluyen el alojamiento y el transporte desde el aeropuerto. Consultar la Web “Cabalgar Rutas Alternativas” (ridingandalucia.com).

10. Bucear bajo el hielo en el mar Blanco, en Rusia: el mar Blanco es un paraíso para los submarinistas. Tras serrar un agujero en el hielo de 1,5m de grosor, podrás saltar al agua con una linterna submarina, sujeto por una cuerda de seguridad para mantener el contacto con la superficie. Sigue al guía a 30m de profundidad, pasando por montículos de hielo, grietas, cavidades y cuevas, y explorando arcos submarinos del pasado y rocas verticales que se pierden en las profundidades del océano. Cerca de la superficie, las masas de hielo parecen brillantes torres de color verde que se inclinan sobre las burbujas de aire. Puedes afrontar el frío en febrero y abril o esperar a finales del invierno a que se hayan derretido las nieves. No apto para miedosos. Visita la Web ice-diving.co.uk para más información. Volar a Moscú, desde donde se puede hacer trasbordo (aeroflot.com.uk) o viajar en tren hasta el corazón del Círculo Polar. También se puede ir en tren desde San Petersburgo.

Fuente: Guardian Travel

Añadir Comentario