Los mejores campings en Europa

Según un reciente artículo de la sección Travel de The Times, estos son algunos de los mejores campings de Europa.

1. ILHA DA BERLENGA, Portugal: hay que ser valiente, ya que al cruzar desde Peniche el mar puede estar picado, pero la recompensa es un camping en la ladera con acceso exclusivo a las cristalinas aguas de una pequeña cala en Ilha da Berlenga. La isla es una reserva natural en la que apenas viven una docena de familias de pescadores.

2. LUGAR VARZEAS, Portugal: camping en las colinas del centro de Portugal, rodeado por el aroma a jazmín, eucalipto y azahar. Cuenta con yurtas turcas (tiendas típicas de turquía) con camas y mobiliario retro, mientras que la parcela orgánica de sus propietarios proporciona vino, higos y albahaca. También tienen gallinas que dan huevos de casa y al levantarse por las mañanas, los huéspedes encuentran el desayuno en el interior de una cesta, en la puerta de la yurta. Las duchas son solares.

3. EL BURRO BLANCO, España: es una muestra de cómo era la vida en España antes de que los pubs colapsaran las costas. En lo alto de las montañas de Salamanca, este bosque de nueve acres con vistas al pueblo fortificado de Miranda del Castañar es el lugar perfecto para retroceder en el tiempo.

4. LA FRESNEDA, España: camping en una finca ecológica de 19 acres bajo los cielos de Matarraña, comarca de Teruel.

Hay sombra entre los olivos y en un patio lleno de sombrillas. Se puede disfrutar de bollería fresca y café expreso en el desayuno, y el resto del día, de las tablas del queso de cabra local y las carnes curadas, acompañadas del vino de la cooperativa de los granjeros de la zona.

5. CALA LLEVADO, España: la ondulada línea costera de la Costa Brava esconde todo tipo de calas y bahías; y en Cala Llevado, se obtienen cuatro por el precio de una. El camping se extiende junto a la ladera de varias colinas, con vistas a una cala rocosa, una solitaria playa de guijarros, aun discreto escondite nudista y una bahía curvada de arena. Las parcelas son tan variadas como las playas que lo rodean. Barcelona está a una hora de distancia; también se puede visitar Lloret de Mar, yendo por un camino pedregoso junto a la costa.

6. LES ROMARINS, Francia: no es la mejor elección si se padece de vértigo: en las elevadas montañas que hay entre Mónaco y Niza, Les Romarins está realmente alto. Se puede pasear por la mañana para ver el sol deslizándose sobre las olas azur del Mediterráneo, relajarse en la sombra del romero y los olivos, o recorrer la carretera de Moyenne Corniche y parar a tomar un café con leche en la muralla de un castillo medieval en el impresionante pueblo de Eze. Si eso no es suficiente diversión, se puede alquilar una barca a pedales y salir a inspeccionar los yates de los millonarios que hay en el puerto.

7. LA VENDETTE, Francia: en la Ile de Noirmoutier, en la desembocadura del Loira, este lugar es como una franja de Mediterráneo. Para montar a la sombra de los árboles o justo en la playa basta con apartar algunas hojas de pino. El pueblo es un conjunto de casitas con paredes de cal blancas, tejados de teja, un castillo y una iglesia románica. Las cenas con marisco y unas copas, al resguardo de la bahía, hacen pensar que se está cientos de millas más al sur.

8. LE BREVEDENT, Francia: montar la tienda en los terrenos de un pabellón de caza de Louis XVI, que ha pertenecido a la misma familia durante 200 años, da cierto prestigio. Elegir una parcela junto al lago o bajo los manzanos con los que se fabrica la sidra local.

9. LES ROULOTTES, Francia: estas caravanas gitanas son una gran oferta. Tres por el precio de una: una de los años 70, para dos personas, una de los 30 triple y una de los 50 que hace de cocina y cenador. También hay una caravana restaurada de 1890, para dos personas, con baño.

10. VAL D’OR, Luxemburgo: en el corazón de los bosques de Luxemburgo, en el medio de los Ardennes, está la pequeña mina de oro. Val d’Or es una aldea con 140 almas y un pequeño bar. Un río discurre a través del lugar y hay muchas rutas para caminar por el bosque, aunque es más la clase de sitio para simplemente sentarse y escuchar el canto de los pájaros.

Añadir Comentario