Hoteles en Berlin

Según los expertos de The Guardian Travel, estos son algunos de los mejores hoteles de Berlín, donde hay alojamientos para todos los gustos.

1. Para los más excéntricos: en el Propeller Island City Lodge se puede dormir en una fortaleza, en una cama voladora, en una habitación llena de nubes o en una balsa pegada al techo con cabos. En el distrito occidental de Charlottenburg, este hotel surrealista permite pasar también una noche en un templo plateado, una celda de una prisión, un ataúd en una cripta, etc. Los precios de las habitaciones oscilan entre 75€ y 115€ para una persona con una tarifa de 15€ por cada persona extra. El desayuno cuesta 7€.

2. Para los amantes de los jardines: Honigmond Garden Hotel, antigua construcción abandonada y en ruinas que su propietario, el Dr. Carl Loyal, transformó en un establecimiento de 10 habitaciones y tres suites hace siete años. Loyal preparó el jardín con ranas, peces, un puente japonés y seis casetas. Ubicado en medio de Berlín este, cerca de Hackescher Markt y del Museum Island. Se anima a los huéspedes a pagar por las bebidas que se sirven ellos mismos del bar del salón, introduciendo el dinero en una hucha. Los precios oscilan entre 89€ y 199€, desayuno incluido.

3. Para los que tienen conciencia social: Pension 11. Himmel, en la planta 11 de un edificio en el distrito de Marzahn, en Berlín este, es el resultado de un proyecto social constituido por gente joven. En él se puede dormir en una suite de princesa bajo una lámpara de araña, tomar el sol en una butaca de dos plazas en el balcón cerca de unos gnomos de jardín o retirarse descansar en una hamaca. Los jóvenes ofrecen visitas guiadas de la zona. La comida es sorprendentemente buena. 11€ por persona, por noche, desayuno europeo incluido, más 2€ por la ropa de cama.

4. Para los que buscan un hotel familiar: Ackselhaus, situado en Prenzlauer Berg, el distrito más popular entre los jóvenes berlineses y los extranjeros, en el que apenas queda algún bloque de apartamentos del siglo XIX o principios del XX sin renovar. Dividido en apartamentos, el Ackselhaus, está decorado con mucho gusto y es ideal para familias, con un jardín para desayunar en verano. Precios desde 145€ por un apartamento de dos habitaciones con baño y cocina (desayuno incluido), ó 135€ por un pequeño estudio.

5. Para los nostálgicos: próximo al centro, Ostel es uno de los hoteles más famosos de la ciudad. Sus dueños lo describen como un hotel con diseño RDA (de la República Democrática Alemana) y en él se invita a los huéspedes a viajar atrás en el tiempo hasta la antigua Alemania del Este. El Ostel, en el distrito Mitte, está equipado con mobiliario original de la RDA (principalmente de la época de los 70), desde los relojes a las alfombras. Afortunadamente, los colchones y la fontanería son nuevos. Las habitaciones temáticas son variadas, desde la “suite Stasi” de la policía secreta en cierto modo desagradable, al “campamento de verano”, que recuerda los lugares en los que los jóvenes de la Alemania del Este pasaban sus vacaciones, siendo adoctrinados o simplemente divirtiéndose. Los precios oscilan desde 9€ por persona en la habitación campamento de verano, con capacidad para seis personas; 39€ por persona en la prefabricada o 59€ para dos personas; o 35€ por persona por noche en el chalet de vacaciones estilo RDA de cuatro habitaciones (máximo cinco personas).

Fuente: The Guardian