Evitar gastos extras en un viaje

Cómo evitar los costes ocultos durante el viaje

Equipaje y aerolíneas: los límites de equipaje han ido disminuyendo en los últimos años y, actualmente, tanto las aerolíneas tradicionales como las de bajo coste cobran por más de un bulto. Procurar no llenar mucho la maleta y comprobar los límites de equipaje y la normativa para equipos especiales (por ejemplo, palos de golf) de la aerolínea con la que viajamos. Si tenemos que pagar algo, es mejor hacerlo en línea en lugar de en el aeropuerto, para evitar los cargos adicionales. Algunas compañías aéreas no cobran estos cargos a los usuarios que utilizan tarjetas de crédito vinculadas a sus programas de kilómetros.

Recargos de divisas: la mayoría de los proveedores de tarjetas de crédito y débito cobran un recargo cada vez que se utilizan en el extranjero. Por lo general, el recargo está incluido en el tipo de cambio citado, por lo que conviene hacer nuestros propios cálculos antes de aceptar un cambio de divisa. La mayoría de los cajeros automáticos también añaden un recargo de alrededor del 3% de la cantidad retirada.

Coches de alquiler: no pagar un segundo seguro de accidente y daños si nuestro proveedor de seguros o nuestra tarjeta de crédito ya lo cubren. Cuidado con los recargos por retraso en la devolución del vehículo, ya que algunas compañías cobran un día completo de alquiler en caso de que el usuario se retrase una hora en la entrega. Llenar el tanque de gasolina antes de devolver el vehículo también nos puede evitar una penalización inesperada.

Precios de los hoteles: al igual que las líneas aéreas, muchos hoteles anuncian su precio más bajo y añaden recargos adicionales en la letra pequeña. Conviene tener en cuenta que estén incluidas las tarifas por uso de las instalaciones (por lo general un pago no opcional por el acceso a la piscina o el gimnasio) y la limpieza; e informarse acerca de las posibles sanciones en caso de tener que irse antes de tiempo.

Facturación en el Aeropuerto: si viajamos con una compañía aérea europea de bajo coste como Ryanair, es importante recordar que, al igual que sucede con el equipaje, cualquier servicio que preste la compañía nos costará más en el aeropuerto. Y eso incluye el la tarifa de facturación. Conviene facturar en línea, no sólo para evitar recargos adicionales sino, también, para agilizar nuestro paso por el aeropuerto.

Añadir Comentario