Glamping: Campings de lujo en Europa

Hace varias décadas, para tomar vacaciones en un camping era imprescindible disponer de una tienda de camping, los conocimientos necesarios para montarla, tener sacos de dormir impermeables, una buena espalda capaz de prescindir de un colchón, saber cocinar sobre un camping gas y, en definitiva, saber disfrutar de los retos de pasar unos días al aire libre sin mas lujos que unos aseos compartidos, unas duchas (con un poco de suerte con agua caliente) compartidas y, en los campings más lujosos, una piscina. Pero todo progresa y los campings no son ninguna excepción. Hoy en día hay campings lujosos para satisfacer los gustos de los más exigentes, personas que quieren disfrutar de unas vacaciones sanas sin tener que renunciar las comodidades a las que están acostumbrados. El denominado Glamping (camping con glamour) ha llegado con fuerza y estos son 10 ejemplos de campings de lujo en Europa:

1 Eco Retreats, Powys (Gales): ubicado en una granja orgánica de 1300 acres en el Bosque Dyfi, al final de un camino de cuatro millas, Eco Retreats tiene el objetivo de ayudar a los campistas a “volver a conectar con los ritmos del medioambiente”.

El alojamiento se compone de cinco tipis (cada uno con capacidad para cinco personas) y una yurta (con capacidad para seis), situados entre prados y bosques de robles. Todos están decorados con alfombras de piel de oveja, camas dobles y cocina de leña o chimenea; y tienen su propio baño exterior y ducha con agua de manantial. Además, se ofrece a los huéspedes una sesión de sanación complementaria, una sesión de meditación por la noche y entradas para el Centro de Tecnología Alternativa próximo al campamento (ecoretreats.co.uk ).

2 Eco Luxury Yurt Suite, Lanzarote: esta yurta forma parte de una colección de nueve propiedades ecológicas situadas en la Finca de Arrieta, de gestión familiar, a 30 km de la capital, Arrecife. Tiene capacidad para cinco personas y está decorada con ricas telas, suelo de madera y muebles antiguos de madera de Mongolia. También tiene su propio cuarto de baño con suelos de mármol, cocina exterior y un jardín con un sofá-cama de estilo polinesio, perfecto para una puesta de sol.

Se puede tomar el sol en una pequeña playa a tan sólo 200 metros de distancia, caminar hasta el pueblo de pescadores de Arrieta y, luego, volver a la finca para darse un chapuzón en la piscina o las charcas comunitarias climatizadas con energía solar (lanzaroteretreats.com).

3 Canna Camping Holidays, Hébridas Interiores: los campistas que busquen un retiro alejado de todo podrán dormir en una tienda en la Isla de Canna, la más alejada de tierra firme de las pequeñas islas de Escocia, con apenas 19 habitantes. La tienda cuenta con una estufa de leña e iluminación solar, y tiene capacidad para cuatro personas en un futón doble y dos individuales (se puede proporcionar un colchón adicional). Hay un aseo y una ducha carca (que funcionan con monedas de 50 peniques). La isla es famosa por sus aves, entre las que se incluyen águilas marinas y frailecillos; y también se pueden ver delfines, tiburones, ballenas minke y, en ocasiones, orcas (cannafolk.co.uk).

4 Yurtas mongolas, Vaud, Suiza: a 2.045 m de altitud, entre prados llenos de edelweiss en la cima de la Rochers-de-Naye, estas siete yurtas completamente aisladas (con calefacción eléctrica para las noches nevadas de invierno) están abiertas al público todo el año y adornadas con un mobiliario auténtico y camas con capacidad para ocho personas. Mirar la puesta de sol sobre el Lago de Ginebra y, a continuación, calentar unos berberechos con una fondue mongola en restaurante Roc Plein con vistas al acantilado (goldenpass.

ch).

5 Eco-Lodge Brejeira, Algarve, Portugal: cerca de la ciudad de Silves, este refugio es tan único como respetuoso con el medio ambiente. Se puede elegir entre una yurta mongola maravillosamente amueblada, con un mirador elevado para ver la puesta de sol, una caravana gitana holandesa a la antigua o un camión de bomberos alemán reconvertido. En cada una de ellas pueden dormir dos personas y tienen su propia ducha y váter seco de compostaje (para ayudar a alimentar la huerta); las dos últimas también están equipadas con cocina. O se puede acudir al edificio comunal hecho de balas de paja, en donde se sirve el desayuno y una cena de tres platos por encargo. Pasar el día explorando las playas cercanas o hacer ejercicio en la nueva Vía Algarviana de senderismo y bicicleta de montaña, que pasa justo bajo Brejeira (eco-lodgebrejeira.co).

6 Teapot Lane Luxury Camp, Condado de Leitrim, Irlanda: situadas en cinco acres de bosques, las tres yurtas artesanales con capacidad de dos a cinco personas cuentan con camas extra grandes, mantas y estufas. Dos casas rurales restauradas ofrecen cocina autoservicio y baño; y también hay aseos secos de compostaje y zonas de barbacoa y hogueras, además de hamacas y columpios en los bosques. El campamento ofrece también tratamientos holísticos de aromaterapia, masaje y reflexología. Y es un lugar privilegiado para los surfistas, por su proximidad con Bundoran (teapotlaneluxurycamp.com).

7 Casas Karen, Los Caños de Meca, Cádiz, España: este no es tanto un camping como un completo pueblo rústico pequeño escondido en un jardín de pinos y dunas de arena, a tan a sólo unos minutos a pie de la playa. Se compone de 11 cabañas y chozas, con los tradicionales techos de paja y bambú de las playas españolas. Los residuos se transforman en compost y el agua se extrae del propio pozo del camping. Se pueden contratar masajes, yoga y meditación y hay todo tipo de actividades, desde piragüismo a avistamiento de delfines cerca (casaskaren.com).

8 Écovallée Yurt Camping, Dordogne, Francia: este camping de gestión familiar está situado en 12 acres de terreno a tan solo 300 metros de la ciudad bastida de Lalinde. Es perfecto para familias, con una yurta de tela y castaño hecha a mano con capacidad para cuatro personas y una “yurta de juego” llena de juguetes y juegos. En el exterior hay una zona de cocina y comedor cubierta de lona, un aseo seco de compostaje y una zona de juegos en los bosques, además de cerdos de forraje, pollos de granja y Pepito, el caballo de los propietarios. Se pueden comprar provisiones en el mercado semanal de Beaumont, visitar el Château des Milandes o inscribirse en alguna de las actividades del camping; hay masaje terapéutico y Reiki para los padres y talleres de elaboración de pan y pintura facial para los niños (ecovallee.com).

9 Jolly Days, Yorkshire: Se compone de siete tiendas y siete pabellones de tela, ubicados en 200 acres de bosque privado al borde de los Yorkshire Wolds. Mientras que las logias de tela, con capacidad para seis personas cada una, cuentan con cuatro camas con dosel, lámparas, sofás alrededor de una estufa de leña y baños, las tiendas de campana son más básicas, con una estera de coco y sofás-cama de futón, cada una para cuatro personas. Hay duchas comunales, así como un fogón comunal, una choza cocina y un horno de barro. Alquilar bicicletas para explorar los senderos próximos al bosque de Dalby o dirigirse a York, a poco más de 10 millas de distancia (jollydaysluxurycamping.co.uk).

10 Camping Les Moulins, Isla Noirmoutier, Francia: ubicado en la costa de Vendée, cuenta con una amplia gama de alojamientos de tela (con capacidad de dos a ocho personas) y tipis (para cuatro personas con unas buenas camas, cocina, comedor e, incluso, en algunos casos, cuarto de baño en la habitación; se encuentra en cinco hectáreas de pinos y dunas a lo largo de una playa. Llevar calzado adecuado para caminar para explorar las aldeas cercanas, subirse al petit train Noirmoutier (que para justo en la puerta del camping) para ir al centro de la ciudad o simplemente relajarse en la piscina cubierta climatizada o de exterior, la sauna, el jacuzzi y el spa (camping-les-moulins.com).

Fuente: The Guardian Travel

Añadir Comentario