Ya es oficial: La Nasa confirma que el motor sin combustible EmDrive, ideal para viajes espaciales de larga distancia, funciona

El motor EmDrive, un sistema de propulsión experimental sin combustible ideado por el inventor e ingeniero aeronáutico británico Roger Shawyer en 2006, fue muy criticado cuando se dio a conocer. Se dijo que no podía funcionar porque incumplía las leyes de la física, algo que Shawyer negó. Ahora el tiempo parece darle la razón y es que, según un artículo de la NASA, filtrado primero en Internet y publicado ahora de forma oficial tras la revisión por pares correspondiente, el motor EmDrive funciona.

 

Ya es oficial: La Nasa confirma que el motor sin combustible EmDrive funciona

La noticia saltó a los medios después de que, el 5 de noviembre, Phil Wilson, un usuario australiano apodado “el viajero”, publicara el documento en un foro de entusiastas de esta tecnología en Nasa Spaceflight.

Al parecer, el documento filtrado correpondía a un artículo redactado por un grupo de investigación de la Nasa y se encontraría en proceso de revisión por pares para su posterior publicación por el American Institute of Aeronautics and Astronautics (AIAA).

La publicación fue eliminada del foro dado que el artículo todavía no había sido publicado, pero el sitio de noticias de ciencia y tecnología Next Big Future decidió volver a publicarlo acompañado de los diagramas correspondientes.

El documento filtrado describía una serie de experimentos llevados a cabo con éxito en el Centro Espacial Johnson de la Nasa, en Texas, EE.UU., en los que se llegaban a generar potencias de 1,2 milinewtons por kilovatio (mN/Kw) con una tecnología similar a la del EmDrive.

Finalmente, tras meses de especulaciones, el ansiado artículo de la NASA se ha publicado de forma oficial, tras superar la revisión por pares y su contenido, bastante similar al del documento filtrado, demuestra que el polémico motor EmDrive SÍ funciona, aunque nadie parece entender por qué, dado que el funcionamiento del motor parece incumplir la tercera Ley de Newton.

 

Cómo funciona el EmDrive y en qué se diferencia de los motores tradicionales

Los motores de cohetes tradicionales utilizan combustibles químicos, que se queman y son expulsados por los propulsores. En espacio, donde no hay aire, estos motores funcionan siguiendo la tercera ley de Newton, es decir, generando un empuje al expulsar la masa al vacío del espacio, sin necesidad de aire.

Sin embargo, este tipo de motores tienen un problema muy evidente en misiones espaciales en las que es necesario recorrer largas distancias, como es el caso de Marte, y es que el combustible no es ilimitado y, una vez agotado, no hay dónde reponerlo.

El EmDrive resolvería este problema, al no utilizar combustible. Por otra parte, tampoco contiene ninguna pieza mecánica móvil que pueda romperse o desgastarse, además de no contaminar.

A diferencia de los anteriores, el EmDrive, también conocido como propulsor de cavidad resonante de radiofrecuencia (RF), utiliza usa un magnetrón para producir microondas que son dirigidas a un recipiente metálico, en forma de cono truncado por dos caras, completamente cerrado y capaz de aislar la radiación funcionando como una cavidad resonante. La microondas rebotan en el interior del recipiente y se genera un empuje en una de las caras.

 

Motor EmDrive sin combustible

Según los resultados del estudio de la NASA, el EmDrive llegó realmente a producir un empuje en vacío de 1,2 mN/Kw.

Obviamente, es una potencia muy inferior a la del motor de plasma Hall, que consiguió 60mN/Kw, pero este último necesita una cantidad importante de combustible y eso implica un considerable peso de partida que el EmDrive no tiene y que, según los investigadores de la NASA, podría compensar la diferencia de potencia.

Por otra parte, el equipo recalca en el artículo que el objetivo del estudio no era tratar de mejorar el empuje del EmDrive, sino simplemente comprobar si funcionaba o no, por lo que es probable que todavía haya opciones de mejora en futuros estudios.

 

Por qué tanta polémica en torno al motor EmDrive

La enorme polémica surgida en torno al EmDrive se debe, básicamente, a que según todos los expertos, desafía la tercera Ley de Newton. Esta Ley de la física dice que siempre que un objeto ejerce una fuerza sobre un segundo objeto, el segundo objeto ejerce una fuerza de igual magnitud y dirección opuesta sobre el primero; o lo que es lo mismo: “A cada acción siempre se opone una reacción igual“.

Esto no parece cumplirse en el motor EmDrive. Y, sin embargo, según la NASA, todos los experimentos realizados demuestran que SÍ funciona.

¿Qué es lo que sucede entonces? El equipo de investigadores del Laboratorio Eagleworks de la NASA ha desarrollado su propia hipótesis para tratar de explicar cómo produce su empuje este motor sin combustible.

 

Hipótesis de la NASA sobre el funcionamiento del EmDrive

Según ellos, “el modelo físico de apoyo utilizado para derivar una fuerza basada en las condiciones operativas del artículo de prueba se puede categorizar como una teoría de variable oculta no local o teoría de onda piloto, para abreviar”.

Esta teoría es una interpretación bastante controvertida de la mecánica cuántica, que en los últimos años ha ganado popularidad.

“Si un medio es capaz de soportar oscilaciones acústicas, esto significa que los constituyentes internos han sido capaces de interactuar e intercambiar impulso”, escribe el equipo.

“Si el vacío es realmente mutable y degradable como indican los estudios, entonces podría ser posible crear / extraer trabajo en / desde el vacío y, por lo tanto, sería posible empujarlo fuera del vacío cuántico y preservar las leyes de conservación de energía y conservación del impulso”.

No obstante, los investigadores señalan que se trata solo de una hipótesis, basada únicamente en una serie de pruebas y que todavía quedan muchas comprobaciones por hacer antes de poder afirmar que el EmDrive genera realmente un empuje.

Por una parte, será necesario descartar la posibilidad de que la expansión térmica pueda estar sesgando de algún modo los resultados. Y, por otra, una vez descartada esa posibilidad, todavía será necesario averiguar cómo funciona exactamente el sistema.

 

Conclusión

Todavía no está claro cómo funciona este motor sin combustible, pero ya no hay duda de que funciona.

Tras la publicación del primer artículo de investigación en una publicación reconocida con revisión por pares y firmado por la NASA, el EmDrive abandona la categoría de pseudociencia para convertirse en un serio objeto de estudio.

El siguiente paso serán las pruebas en el espacio, programadas ya para los próximos meses y que se llevarán cabo con el EmDrive fabricado en septiembre.

Si el motor continúa funcionando allá arriba, ya no habrá ninguna duda y muchos tendrán que retractarse de sus palabras y reconocer el descubrimiento de Shawyer.

En cualquier caso, todavía está por ver si se cumplen las predicciones de Shawyer, según las cuales, el EmDrive podría llevar humanos a Marte en tan solo 10 semanas.

El artículo de la NASA, titulado “Measurement of Impulsive Thrust from a Closed Radio-Frequency Cavity in Vacuum“, se publicará en la edición impresa de diciembre de la revista especializada Journal of Propulsion and Power del AIAA. No obstante, ya se puede consultar en línea aquí.

Seguir leyendo:

Añadir Comentario