¿Cómo saber si tengo algún problema de tiroides

Casi todos sentimos un poco de cansancio de vez en cuando, algunas fluctuaciones de peso, o nos encontramos un poco tristes de forma ocasional. Pero si notas que estás luchando con estos síntomas de forma regular, puede que tu glándula tiroides sea la culpable.

 

Son millones las personas que viven con problemas de tiroides, pero hasta el 50% no saben que los tienen, y la mayoría son mujeres.

 

¿Cómo saber si tengo algún problema de tiroides

10 Señales de que podrías tener un problema de tiroides.

Estos síntomas indican que tu tiroides podría tener un funcionamiento insuficiente o excesivo:

Problemas con el peso.

Si a pesar de estar haciendo dieta y algo de ejercicio no consigues bajar de peso, puede que sea porque no eres capaz de quemar calorías debido a un bajo funcionamiento de la tiroides. Por el contrario, si se está perdiendo peso sin razón aparente puede ser un signo de hipertiroidismo.

Cantidad de energía.

El funcionamiento de la tiroides dicta la cantidad de energía que se tiene. Cuando tiene un funcionamiento bajo, es normal sentirse más cansado que de costumbre.
Por otro lado, cuando la tiroides es hiperactiva, es todo lo contrario, la sensación es la de estar más agitado de lo normal.

Problemas del sueño.

Cuando la función tiroidea es baja, la necesidad de dormir aumenta. También puede despertarse sintiéndose cansado o que no se ha descansado suficiente.Sin embargo, cuando la tiroides está hiperactiva, la sensación es de insomnio y de no tener ganas de dormir.

Problemas de sueño

Cambios de humor.

El hipotiroidismo puede hacer que te sientas deprimido.Pero si te sientes más irritable y te enfadas con más facilidad que de costumbre, esto podría ser una señal de que su tiroides es hiperactiva.

Cambios en el apetito.

Un bajo funcionamiento de la glándula tiroides reduce el apetito como consecuencia del descenso del metabolismo por la reducción de las necesidades energéticas del cerebro. Curiosamente, una baja función tiroidea también puede hacer que tengamos una mayor necesidad de azúcar y carbohidratos para obtener más energía, y poder superar el cansancio.
Por otro lado, cuando la tiroides es hiperactiva, puede hacer que te sientas insaciable. Esto es porque la tiroides hiperactiva está consumiendo mucha energía. El aumento del apetito tiene como función recuperar el exceso de calorías que se están quemando.

Problemas con la digestión.

Con el hipotiroidismo, o bajo funcionamiento de la tiroides, la digestión a ralentizar por lo que puede aparecer estreñimiento, gases e hinchazón.Lo contrario ocurre con hipertiroidismo, un exceso de actividad de la tiroides, puede aumentar la necesidad de ir al baño muy a menudo, y de que aparezca diarrea.

Problemas con los ciclos menstruales y la fertilidad.

La tiroides controla la regularidad de los ciclos menstruales, así como la fertilidad y hormonas femeninas.Cuando hay problemas para quedar embarazada, se tienen mentruaciones irregulares, o se ha sufrido un aborto involuntario, puede ser conveniente revisar la función tiroidea.

Dolor en las articulaciones.

Un hecho poco conocido es que el dolor articular crónico o el síndrome del túnel carpiano puede ser debido a una baja función tiroidea.

Colesterol alto.

Incluso con una dieta saludable, el hipotiroidismo también puede conducir a niveles altos de colesterol, ya que un metabolismo más lento no se está quemando correctamente la grasa.

Demasiado calor o demasiado frío.

Debido a que la tiroides es el termostato del cuerpo, un funcionamiento bajo puede hacer que siempre tengamos frío, con las manos siempre frías, o si el funcionamiento es alto, que siempre tengamos mucho calor.
Seguir leyendo: 

2 Respuestas

  1. isabel 2 años ago
    • Raquel Pomares Raquel Pomares 2 años ago

Añadir Comentario

Subscribe!