La falta de sueño afecta a nuestro sistema inmunológico

Dormir es vital para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo

A corto plazo, la falta de sueño puede afectar a nuestro cuerpo y con el tiempo, puede provocar problemas de salud crónicos y afectar negativamente a nuestra calidad de vida.

La pérdida de sueño afecta al sistema inmune

 

La falta de sueño nos hace más vulnerables a las enfermedades

Nuestro sistema inmunológico sigue un ritmo circadiano.
Si no dormimos lo suficiente, es más probable que nuestro cuerpo no sea capaz de defenderse bien de las infecciones, y también que necesite más tiempo para recuperarse de la enfermedad. Cuando dormimos, nuestro sistema inmunológico produce citoquinas protectoras y anticuerpos y células que combaten las infecciones. 

 

¿Qué tiene que ver la falta de sueño con el sistema inmunológico?

Estudios recientes han estudiado estas cuestiones y han encontrado que cuando no dormimos lo suficiente:
  • Aumento de la respuesta inflamatoria

Ésto puede ser perjudicial, especialmente cuando es crónica.

Algunas enfermedades crónicas, como por ejemplo la enfermedad cardíaca o la diabetes tipo 2, parece que están relacionadas con la inflamación como un disparador. 

  • Aumenta la actividad del sistema inmunológico

Que puede desencadenar más cantidad de alergias y asma.
  • Más propensos a los resfriados

Las personas que duermen menos de 7 horas cada noche son aproximadamente 3 veces más propensas a desarrollar síntomas de resfriado que los que duermen ocho o más.
La falta de sueño afecta a nuestro sistema inmune
 

7 Claves que te ayudarán a dormir mejor cada noche

El sueño es una necesidad biológica básica, como el comer.

 Prueba estas ideas para poder dormir mejor cada noche.

  1. Establece un horario fijo para ir a dormir cada noche. Esta práctica refuerza el ciclo sueño-vigilia y ayuda a promover un mejor sueño cada noche.
  2. Vigila tu alimentación. Evita ir a la cama ni muy saciado ni hambriento.
  3. Evita la nicotina, la cafeína y el alcohol.
  4. Crear un ritual para acostarte: tomar un baño o una ducha, leer un libro, escuchar música,… Es una manera de decirle a tu cuerpo que ha llegado la hora de relajarse y dormir.
  5. Crea un ambiente cómodo para dormir. 
  6. Evita utilizar dispositivos electrónicos y ver la TV antes de acostarte.
  7. Incorpora la actividad física en tu rutina diaria. Promueve un mejor sueño, y ayuda a conciliar el sueño más rápido y disfrutar de un sueño más profundo. Evita practicarlo cerca de la hora de acostarte.