Depresión postparto: consejos para superarla

Cómo superar una depresión postparto

Aproximadamente el 15% de las nuevas madres experimentan depresión postparto.

La depresión postparto es un desequilibrio químico con síntomas que incluyen profundos sentimientos de tristeza, duda o culpabilidad que pueden aparecer unos días después del parto o incluso hasta un año después.

Generalmente los síntomas se resuelve por sí solos después de una o dos semanas.
 
Depresión postparto

¿Cuáles son los síntomas de la depresión postparto?

Todos tenemos días malos. La depresión postparto y la ansiedad no son sólo días malos.

Cada mujer sufre la depresión de una forma distinta. Los síntomas no tienen porque coincidir.

Las mujeres con depresión postparto tienen síntomas la mayoría del tiempo, durante un período de al menos 2 semanas o más, y en ocasiones estos síntomas pueden dificultar el día a día.

Algunos de ellos son:

• Te sientes abrumada. Sientes que jamás vas a poder ser capaz de manejar la nueva situación.

• Te sientes culpable. Sientes que tu bebé se merece algo mejor. Te agobia que tu bebé se sienta mal, que llore tanto. Quizás incluso pienses que tu bebé estaría mejor sin ti.

• No te sientes unida a tu bebé. No es como lo que ves en la televisión o lees en revistas.

• Te sientes confundida y asustada. No puedes entender por qué te está sucediendo ésto.

• Te sientes irritada o enfadada. No tienes paciencia. Todo te molesta. Sientes resentimiento hacia tu bebé, tu pareja o tus amigos que no tienen hijos.

• No puedes dejar de llorar. Aunque no hay ninguna razón para que te sientas así, tienes una tristeza terrible.

No puedes comer, o al contrario comer es la única cosa que te hace sentir mejor.

• Tu sueño se ve alterado. O no puedes dormir, o estás tan cansada que no puedes dejar de dormir.

No puedes concentrarte y te cuesta recordar cosas.

No puedes relajarte. Tu mente no para, y tu tampoco. Tienes que estar haciendo algo en todo momento: limpiando biberones, lavando la ropa del bebé, limpiando la casa, …

• Estás preocupada constantemente. ¿Estás haciéndolo bien? ¿Se despertará el bebé? ¿El bebé está comiendo lo suficiente? ¿Seguro que estoy haciendo algo mal con mi bebé?

Tienes miedo de estar a solas con tu bebé.  

Incluso es posible que aparezcan síntomas físicos como calambres en el estómago o dolores de cabeza, temblores o náuseas. Incluso podría tener ataques de pánico.

Estos síntomas pueden variar en gravedad, y en los casos más graves, puede necesitar tratamiento especializado.

 

¿Qué causa la depresión postparto?

La genética, las emociones, los cambios hormonales y factores de estilo de vida juegan un papel importante.

Después del parto, se produce un descenso importante de hormonas que puede contribuir a la depresión postparto.

Además después del parto se producen otros cambios fisiológicos, como cambios en el volumen de sangre, en la presión arterial, el sistema inmunológico y el metabolismo, que pueden contribuir al cansancio y a los cambios de humor.

La falta de sueño y lo abrumadora que puede resultar esta nueva situación puede hacer que resulte difícil manejar situaciones cotidianas.

Apoyo social para la depresión postparto
El sentimiento de incapacidad para cuidar del bebé, de sentirse menos atractivas o que haber perdido el control puede aumentar la sensación de ansiedad, y por tanto contribuir a la depresión postparto.
Además, también hay otros factores, como la existencia de otros hermanos, el nivel de exigencia personal, problemas en el establecimiento de la lactancia materna, problemas financieros o la falta de apoyo por parte de la pareja o de la familia también pueden fomentar el desarrollo de la depresión post parto.

 

¿Qué se puede hacer para prevenir la depresión postparto?

Hay algunos pasos simples y prácticos que una madre puede tomar para prevenir la depresión postparto:

• Es importante pedir y aceptar ayuda de familiares y amigos.

• Descansa todo lo que se pueda. Intente dormir cuando el bebé duerma, y si es posible pida ayuda a su pareja para la alimentación del niño durante la noche. Tenga en cuenta que no te presiones.

• Establece expectativas realistas.

• Haz ejercicio y lleva una alimentación saludable.

• Evita las comparaciones. Hay muchas maneras correctas de actuar como padres, es importante encontrar cuál es la más adecuada para cada familia e intentar evitar compararse con las demás.

• Apoyo social. Podría ser beneficioso hablar con otras madres que están pasando o han pasado por la misma situación, esto puede resultar de una gran ayuda.

 
 
Seguir leyendo: