Las hipotecas de alto riesgo - Noticias vivienda ​ ​

Las hipotecas de alto riesgo

Las hipotecas de alto riesgo y la crisis inmobiliaria de los Estados Unidos

Quizás algunos anuncios publicitarios que están detrás de las hipotecas de alto riesgo y de la crisis inmobiliaria de los Estados Unidos empiezan a ser frecuentes en España. Hablan de “pagar menos y recibir dinero en efectivo. Mejorar nuestros créditos. Las denominadas hipotecas 100” (100% de financiación). Se trata de créditos fáciles, sin excesivas verificaciones de ingresos. Segundas hipotecas. O hipotecas a plazos de 40 o 50 años para devolver, etc. etc.

Este mercado ha hundido a American Home Mortgage y hasta una decena de otras entidades de los Estados Unidos también han sufrido las secuelas de las hipotecas de alto riesgo.

Las hipotecas de alto riesgo y la crisis inmobiliaria en los Estados Unidos

Los perfiles de los suscriptores de alto riesgo son bastante diferentes. Algunos necesitaban una casa, pese a que sus posibilidades financieras estaban distantes de los precios de compra. Otros eran especuladores que confiaban en comprar y vender a un precio superior, atraidos por las enormes revalorizaciones que el mercado inmobiliario norteamericano experimentaba en los últimos años.

Hay que recordar que apenas ahce dos años, en 2005, los precios estaban tan disparados que nadie quería creer que el mercado podría iniciar una tendencia a la baja.

Las facilidades de hipotecas es la otra cara de la moneda. Hipotecas al 100% del valor de la propiedad. Algunos obtenían en dos créditos del 80% y el 20% y sobre este último solicitaban un segundo préstamo. Nadie calculaba los gastos ni la obligaciones contraidas.

Hipotecas negativas

Con este término de “Hipotecas negativas” se denominan aquellos crédictos hipotecarios en los que el suscriptor de la hipoteca sólo se paga intereses. Muchos compradores de vivienda obtenían todo tipo de facilidades para otras líneas de crédito (reformas, muebles, etc.). Hoy los intereses les ahogan y su préstamo es mucho más abultado que el inicial. Perder la vivienda es la única opción.

Además las entidades de crédito se han vuelto radicalmente conservadoras. Sus ofertas de crédito apenas representa el 50% de hipoteca. Además antes de conceder el crédito miran con lupa los ingresos del solicitante. De esta forma en estados como Florida se han quedado colgadas muchísimas familias con el riesgo de perder su vivienda.

Miestras que un préstamo medio venía a suponer unas obligaciones de unos 1.600 dólares (más de 1.200 euros) al mes, en la actualidad la mesualidad se eleva en muchos casos a casi el doble: 3.000 dólares. Impuestos, desvalorización de la vivienda, coste de las mensualidades de los préstamos a devover… Todo son cargas en aumento que muchas familias modestas no pueden soportar.

La crisis se extiende a través de la debilidad de la demanda basada en una multitud de compradores cuyas adquisiciones eran posibles mediante la asuncion de préstamos de alto riesgo que en la coyuntura actual suponen una carga que excede sus posibilidades financieras. ¿Quién cuándo y cómo se resolverá la crisis?… son incognitas que hoy distan de estar despejadas.