Remedios caseros para tratar las varices o venas varicosas

Las varices, o venas varicosas, son el resultado de una dilatación de las venas provocada por una mala circulación de la sangre, que al verse obstaculizada, provoca un abultamiento en las venas.

Este abultamiento en las venas, que afecta a las mujeres en mayor medida, es mucho más que un problema cosmético y, a pesar de que muchas personas suelen recurrir a la cirugía, existen remedios naturales que podéis utilizar para acabar con el problema.

1.- Chile o ají

El chile (o ají) contiene propiedades que ayudan a descongestionar las venas obstruidas, ayudando así a mejorar la circulación sanguínea.

2.- Ajo

Si no te gusta el Chile, puedes utilizar el ajo como un sustituto. El ajo ayuda a reducir la inflamación causada por una mala circulación de las venas. Si tampoco te gusta mucho el ajo, en lugar de comerlo, se puede aplicar en forma de crema sobre las zonas afectadas.

3.- Vinagre de sidra de Manzana

Todo lo que tenemos que hacer es humedecer un trapo o toalla de manos con este vinagre, y colocarlo sobre las varices durante unos minutos. También podemos masajear la zona afectada pero siempre en sentido ascendente (empezando por las que estén más abajo para ir subiendo poco a poco). Es importante que no ejerzamos demasiada presión sobre la zona afectada.

4.- Aloe Vera

El aloe vera tiene un efecto refrescante que ayuda a aliviar el dolor en general. Cuando está caliente, puede utilizarse también para tratar las varices o venas varicosas. Solo tenemos que aplicar el gel sobre las zonas venosas y dejar que haga efecto durante la noche.

5.- Recetas caseras para tratar las varices

También podéis hacer alguna de estas dos recetas naturales para tratar las varices:

Crema anti-varices

Echar en un procesador de alimentos un poco de gel de aloe vera con vinagre de sidra de manzana y zanahorias. Triturar y mezclar hasta hacer una pasta espesa y aplicar la mezcla sobre la zona afectada durante 30 minutos. Después enjuagar con agua fría.

Solución anti-varices

Hervir dos litros de agua con menta, hojas de camomila y laurel, y dejar reposar durante 5 minutos. Aplicar la solucion sobre la zona afectada. También podemos verter el contenido en un cubo o bañera para sumergir la zona afectada (en especial para pies y tobillos). Es aún mas poderoso si se combina con bicarbonato de sodio. A pesar de su poder sanador para las varices, esta solución puede provocar urticaria en algunos pacientes.
 
 
 
Lecturas relacionadas:

Añadir Comentario