Dejar de fumar

Consejos para dejar de fumar

consejos para dejar de fumar

Cuando intentamos dejar de fumar, las probabilidades de éxito aumentan si planificamos cómo hacerlo.

1. Prepararse

  • Establecer una fecha para parar
  • Decirle a nuestros amigos y familiares que lo estamos dejando y pedirles que no nos ofrezcan ningún cigarrillo ni fumen a nuestro lado
  • Hablar con nuestro médico de cabecera acerca de posibles tratamientos que nos ayuden a dejarlo
  • Si ya lo hemos intentado dejar anteriormente, debemos pensar por qué volvimos a empezar e intentar no caer en la misma trampa de nuevo
  • Deshacerse de todos los ceniceros, encendedores y cigarrillos de casa, el coche y el lugar de trabajo.

2. Parar de fumar

  • Una vez que se llega al día establecido para parar, no fumar más, ni siquiera un “último cigarrillo”
  • No dejar que nadie fume en nuestra casa. Pedirles que fumen fuera
  • Cuando nos de el impulso de fumar, hacer algo para distraernos.

    Beber un vaso de agua, salir a caminar, hablar con alguien, entretenerse con un pasatiempo o una tarea que siempre hayamos querido hacer

  • Cambiar nuestra rutina habitual de modo que nos acordemos de cuando solíamos fumar. Por ejemplo, si solíamos fumar un cigarrillo justo después de desayunar, podemos tomar el desayuno en algún lugar donde no se pueda fumar, como en la oficina. Tomar té si siempre tomábamos café
  • Procurar reducir el estrés tomando un baño caliente, haciendo ejercicio o leyendo un libro o una revista
  • Beber mucha agua y otros líquidos.

3. No rendirse

Es posible que tengamos momentos bajos al intentar dejarlo, pero debemos procurar mantener una actitud positiva y recordar por qué lo estamos dejando.

A continuación se muestra un listado de razones habituales por las que la gente vuelve a fumar otra vez. Si creemos que podemos tener alguno de estos problemas, debemos planificar con antelación cómo evitarlos. Hasta que no nos sintamos realmente seguros de que no vamos a fumar, puede que debamos evitar algunas de estas cosas:

  • Beber alcohol: el alcohol debilita la fuerza de voluntad. Así que hasta que estemos muy seguros de nosotros mismos, tratar de evitarlo, especialmente en situaciones sociales como las fiestas
  • Otros fumadores: Por lo general, fumamos cuando estamos con ciertas personas. Puede que tengamos que procurar no ver a esas personas por un tiempo
  • Engordar: A muchas personas, especialmente a las mujeres, les preocupa engordar cuando dejan de fumar. Podemos reducir las probabilidades de ganar peso si nos mantenemos activos y tomamos alimentos saludables. No ponerse a dieta al dejar de fumar, ya que eso puede distraernos de dejar de fumar y hacer que sea más difícil. Las terapias de reemplazo de nicotina (especialmente los chicles) pueden contribuir a evitar el aumento de peso
  • Malhumor o depresión: No caer en la tentación de fumar. Si nos ponemos irascibles o nos sentimos estresados, no abandonar para volver al viejo hábito. Evitar la tentación de fumar, buscando otras maneras de hacer frente a las cosas cuando nos sentimos mal. Mucha gente encuentra reconfortante dar un paseo o hacer otro tipo de ejercicio que además les proporciona una sensación de bienestar.

Lecturas relacionadas:

One Response

  1. Mara 7 años ago

Añadir Comentario