Cómo ponerse en forma

¿Cómo encontrar tiempo para ponerse en forma?

Es muy sencillo tener buenos propósitos de hacer mas ejercicio y comer bien, pero es más complicado cumplirlos. Bien sea por falta de tiempo, dinero, constancia o motivación, un gran porcentaje de personas que  decidan ponerse en forma se quedan a mitad del camino y no llegan a comprobar los resultados de una vida donde damos prioridad al ejercicio y a una dieta sana. Resultados tan importantes como sentirse mejor con uno mismo, tener mas energía y vitalidad, rendir mas en el trabajo o los estudios, tener mas autoestima, dormir mejor etc.

Consejos para ponerse en forma

Los que sí logran comprobarlos lo hacen porque logran insertar el ejercicio en su rutina diaria. No tienen que encontrar tiempo para entrenar, puesto que ya forma parte de sus tareas diarias. Y aquí ofrecemos algunos consejos para conseguirlo:

Invertir su lista de prioridades

Uno de las cosas que impiden que tomemos en serio un plan para ponernos en forma (sobre todo en el caso de las mujeres y madres) es que tendemos a situarnos en el último lugar en nuestra lista de prioridades. Consideramos que siempre hay algo mas importante que hacer (la compra, atender a los niños, nuestra pareja, amigos, limpiar, cocinar, llevar, recoger….) que cuidarnos a nosotros mismos. Es un error, pues una persona feliz, sana y llena de energía es mucho mas capacitada para afrontar a la vida moderna con su lista interminable de tareas y dosis considerable de estrés.

Separar bien el trabajo y la diversión en nuestro horario

Durante una semana escribir en una agenda todo lo que hacemos cada día. Esto nos ayudará a detectar los desequilibrios y nos permitirá ver cuándo podemos meter ese hueco para hacer algo de ejercicio. Para algunas personas la única solución es levantarse media hora antes de que empiece el día. Para otras el mejor rato es a la hora de comer, y para otras al terminar de trabajar o estudiar. Lo importante es identificar esa hora y reservarla al menos tres veces a la semana porque para sentirse feliz y equilibrados, la diversión es tan importante como el trabajo.

Elegir bien el ejercicio

Lo ideal sería elegir algo que nos divierte. Si nos encanta pasear, pues un paseo a paso rápido (power walking) durante una hora sería perfecto. Si nos gusta bailar, pues clases de baile. Si preferimos un gimnasio eso. Si queremos algo mas sosegado, pilates o yoga suponen excelentes opciones. Si optamos por correr en cinta o al aire libre, la grabación de nuestra música favorita lo hará más llevadero.

Vivir con intensidad la actividad del momento

Una vez elegido, nuestro nuevo horario debe ser muy riguroso en cuanto a diseño. Cuando estamos trabajando, debemos ser extremadamente eficientes y eficaces. Y lo mismo debe suceder con el tiempo de ocio. Es sagrado. Las vacaciones son las vacaciones, la diversión es la diversión. Leer, bailar, escribir, hacer ejercicio y apagar el teléfono y el ordenador. Es tan importante relajarse y recargar combustible, como lo es desarrollar la máxima eficacia en el trabajo.

Buscar apoyos en los demás

Es todo un reto cambiar de hábitos y por eso es útil buscar aliados en familiares y amigos para que nos apoyen, motiven y faciliten la labor de ponernos en forma.

Lecturas relacionadas:

Añadir Comentario