La tercera edad y consejos para dormir

Según lo que dicen, las personas necesitamos menos horas de sueño cuando entramos en la tercera edad, aunque los expertos afirman que no existen ningunas reglas de oro al respecto: depende de cada persona. Es la calidad de sueño más que la cantidad lo que determina cómo te sientes al levantarte – una noche larga con el sueño muy interrumpido es peor que una noche mas corta en la que logras un sueño profundo y refrescante. Lo peor es la preocupación que acompaña a las noches en vela – y yo tengo experiencia de esto. En la madrugada a veces me he rendido, y sin embargo el día después no ha resultado ser tan malo como me temía, aunque sí un poco irreal. Y la noche siguiente es… ¡¡¡maravillosa!!!

Pero aquellas horas en las que aquellos pensamientos escondidos que normalmente enterramos flotan a la superficie de nuestra mente fuera de nuestro control, y cuando las responsabilidades del día siguiente espantan nuestra conciencia parcial, puede ser como un presagio del Infierno (o al menos lo sería si creyese en El).

La autora Hilary Boys escribió un buen libro con algunas ideas sobre cómo preparar para una noche de sueño tranquilo. En su obra titulada Boosting your Energy (Fomentar su Energía), hace las siguientes recomendaciones:

  • La cama debe ser dura y comoda y, según la filosofía china fung shui, debería estar orientada al norte
  • Las almohadas no deben ser demasiado gordas o duras, y la ropa de cama no debe abrigar demasiado
  • Si te pones ropa de noche, esta no debe ser ni restrictiva (en cuanto a tus movimientos) ni voluminosa
  • El dormitorio debe estar bien ventilado, oscuro y lo más silencioso posible
  • Debe haber un mínimo de aparatos electrónicos en el dormitorio
  • Debes tener un vaso de agua a mano durante la noche
  • Unas gotitas de aceite de lavanda en la almohada antes de dormir pueden ayudarte a relajarte
  • Otras cosas que ayudan a la relajación antes de acostarse son un baño calentito (no demasiado) antes de ir a la cama, y una infusión o unos comprimidos de valeriana
  • Hacer ejercicio durante el día y evitar ir a la cama demasiado pronto también ayuda a dormir bien.

Un consejo que no he encontrado en ningún sitio, pero que me permito sugerir, es tener un diario al lado de la cama para apuntar pensamientos, experiencias, etc. En mi caso, anotar algunos de los acontecimientos del día ayuda a reducir los niveles de estrés que, si no, puedes terminar llevando contigo a la cama.
Bryan

Relacionado: Insomnio