El 11 de Noviembre

Esta es la fecha del día de armisticio llamado así para conmemorar el final de las hostilidades antes de un acuerdo de paz para acabar con la guerra 1914 – 1918 entre Gran Bretaña y Alemania. Crecí durante una época en que las memorias de esa terrible guerra y la muerte de tantos jóvenes eran recientes en las mentes de la gente. Mi padre sirvió en la Marina Real y su barco fue torpedeado en el Atlántico Norte y con solo diecisiete años estuvo en el agua luchando para sobrevivir durante cinco horas antes de ser rescatado. Mi familia también honra la memoria del padre de mi mujer quien murió en la lucha contra el fascismo en la segunda guerra mundial.

Siempre he encontrado el contraste entre la perdida de vida y la persecución de una causa noble difícil de entender. Siempre se habla mucho de los que han dado sus vidas para la nación en varios conflictos el día de 11 de Noviembre. Pero sus vidas son perdidas no dados. Se usa el mismo idioma para interpretar los numerosas muertes en Afganistán aunque con menos justificación. Creo que es muy difícil justificar la intervención extranjera en un país como Afganistán con tanta corrupción interna y conflicto domestico. En el Reino Unido cada vez más la gente está dudando sobre nuestra intervención en este país especialmente los parientes de los soldados muertos en la guerra allí.

Los hombres y mujeres que se unen a las fuerzas armadas deben de tener una variedad de razones para hacerlo y aprender enfrentarse sobre la posibilidad de que pueden perder la vida haciéndolo debe ser parte de su formación. Su valentía y coraje es admirable pero la conmemoración anual de la ‘guerra para acabar con todas las guerras’ esta en peligro de llegar a ser un ejercicio en nostalgia a menos que hayamos aprendido algo sobre nuestra responsabilidad de intentar todas las vías pacificas antes de empezar de nuevo otro conflicto.

Estuve en la ciudad el día del 11 de noviembre cuando se disparo un cañón para marcar el comienzo de dos minutos de silencio. Yo como los demás pare de hacer lo que estaba haciendo para recordar a los ‘caídos’ y rezar. Cerca de mi fue un grupo de jóvenes fumando y hablando y un poco avergonzado sin saber como reaccionar ante esta situación pero al final silenciosos como el resto de la gente alrededor, cuando disparo el segundo cañón continuaron lo que estaban haciendo anteriormente sin pensarlo.

…Espero que su generación este libre de los conflictos que han sido la maldición del siglo pasado.

Bryan