Depresión

Aunque el término crisis nerviosa no supone un término clínico, se utiliza para describir la pérdida de estabilidad mental. En la edad media se utilizaba el término “melancolía” y en las primeras décadas del siglo XX se conocía como “la neurastenia“. A partir de los años 30 del mismo siglo, se empezaba a utilizar el término crisis nerviosa.

Una crisis nerviosa es cuando una persona se derrumba de repente ante una situación de mucha presión y sufre una crisis física o mental (o ambos) como consecuencia.

Hoy en día el termino más común para esta situación es “depresión”. Episodios depresivos pueden ser causados por factores genéticos y biológicos, pero muchas veces están provocados por circunstancias sociales o ambientales. En las personas mayores, un cambio repentino de hogar después de haber vivido muchos años en la misma casa puede ser la causa. Por otra parte, una sensación continua de ansiedad ante un miedo de no poder dar la talla o soportar lo que cuando era más joven formaba parte de las presiones normales de la vida cotidiana puede destrozar un estado de bienestar.

La jubilación para persona cuyo trabajo ha sido el eje de su vida supone la inmersión en un mundo extraño y mal recibido. La muerte también puede causar una depresión. Cuando pierden un ser querido, algunas personas pierden el sentido de su propia ser.

Sea lo que sea el motivo (y tal vez no sea fácil determinarlo), la depresión gasta su energía y motivación y te puede hacer sentir sin raíces, culpable y sin esperanza.

Yo tuve una experiencia parecida en los años 90. Tomé prozac durante unos 5 meses (demasiado tiempo en mi opinión, pero entonces no tenía la energía para discutir con mi medico). También recibí ayuda psicológica y homeópata y luché para volver a mi trabajo, lo que supuso una terapia en sí, recibí ayuda de una Red de apoyo para los que sufren del síndrome de colon irritable y recibí el apoyo de mi mujer y mi familia.

Una crisis nerviosa o una depresión puede hacerte sentir como un desconocido a ti mismo, y por lo tanto resulta muy difícil gestionar tu vida. Existir ya no es divertido: de hecho ¡lo peor de una depresión es sentirse deprimido! Es muy difícil subir del pozo en el que sientes que has caído. Pero es posible. Así que ¿cómo se hace?

  • A través de los medicamentos, aunque hay los que piensan que los anti-depresivos se recetan de forma demasiado libre y extendida
  • Acudir a apoyo psicológico
  • Acudir a apoyo social – clubs, redes, asociaciones….
  • Buscar la ayuda y los consejos de alguien que ha pasado por una experiencia parecida. Te podrá asegurar que los buenos tiempos volverán y que saldrás de esto
  • Buscar consuelo en la convicción y la seguridad que te demuestran los que te quieren de que sigues siendo tu mismo y que recuperarás, tarde o temprano, tu equanimidad.
  • Sobre todo, tener paciencia.

Bryan

18 Respuestas

  1. Anónimo 13 años ago
  2. Anónimo 13 años ago
  3. Anónimo 13 años ago
  4. Anónimo 13 años ago
  5. Anónimo 12 años ago
  6. Anónimo 12 años ago
  7. Anónimo 12 años ago
  8. Anónimo 12 años ago
  9. Anónimo 12 años ago
  10. Anónimo 12 años ago
  11. Anónimo 12 años ago
  12. mayte 11 años ago
  13. daniela 11 años ago
  14. daniela 11 años ago
  15. Anónimo 11 años ago
  16. Anónimo 11 años ago
  17. Anónimo 11 años ago
  18. Anónimo 11 años ago

Añadir Comentario