Convivir con el envejecimiento

El equipo de Euroresidentes me ha solicitado unos artículos sobre el delicado proceso de cómo entrar en la tercera edad con gracia y sin sufrir un ataque de pánico.

Esto es un tema cercano a mi corazón. Tengo setenta y cinco años. Me jubilé hace casi diez años después de vivir una vida laboral activa y llena de acontecimientos.
El estado de mi salud durante toda aquella época fue bueno, y lo peor que tuve que afrontar fueron algunos ataques recurrentes de Hipocrondría. Mis temores ante alguna enfermedad terminal afortunadamente siempre resultaron no tener ningun fundamento. Hasta hace poco. En los últimos tres años, he tenido que someterme a dos cirurgías de corazón y después de eso, radioterapia para tratar a un cáncer de próstata. Con buenos cuidados médicos, en Inglaterra y en España, junto con la comprensión sosegada de mi querida familia, vivo bien. Pero me sigue fascinando este extraño asunto que es envejecer.

Hay momentos en los que quiero gritar “¡SOCORRO! ¿Que le ocurre a mi cuerpo?” (y mi mente, que también forma parte de mi cuerpo). Si esto le suena familiar – ¡Hola!, siga leyendo.

La versión inglesa de este blog (Ageing) está estructurada de tal forma que utilizo el marco alfabético para clasificar una lista de hechos, consejos e ideas relacionados con el envejecimiento.

Una Guía ABC sobre Salud para Personas Mayores“. Tal vez suene un poco pretencioso por mi parte, pero lo hago porque esta estructura me ayuda a organizarme.

No tengo ningunos conocimientos médicos más allá de los que encuentro investigando en Internet y libros. En este sentido, todas las ideas que aparecen en mis artículos serán solamente mias y, como tal, carecen de toda autoridad excepto mi propia comprensión de la situación y experiencias personales.

Mi objetivo es contar los hechos e identificar experiencias que pertenecen a la mayoría de nosotros cuando empezamos a envejecer. Admiro a aquellas personas mayores que dicen “Soy tan joven como me siento“, pero la verdad es que muchas veces nosotros no nos sentimos para jóvenes. Envejecer es más que sentir: exige un grado de realismo sobre el declive, pero también un reconocimiento de las nuevas perspectivas que ofrece la tercera edad.

Sus comentarios serán muy útiles para aquellos que podrían leer esto. Así que, por favor, si considera que tenga algo que decir o compartir, envíenos su aportación, haciendo “clic” en comentarios al pie de cada artículo.

Y aunque Envejecer se dirige sobre todo e un colectivo de personas con una cierta edad avanzada, espero que otras edades también podrán leer, disfrutar y compartir. Porque, y lo lamento mucho, tarde o temprano, ¡esto nos ocurre a todos!

Bryan

24 Respuestas

  1. Carlos 12 años ago
  2. Carlos 12 años ago
  3. Bryan 12 años ago
  4. Anónimo 12 años ago
  5. Anónimo 11 años ago
  6. Anónimo 10 años ago
  7. Anónimo 10 años ago
  8. Anónimo 10 años ago
  9. Anónimo 10 años ago
  10. Anónimo 10 años ago
  11. Anónimo 10 años ago
  12. Anónimo 10 años ago
  13. Anónimo 10 años ago
  14. Anónimo 10 años ago
  15. Anónimo 9 años ago
  16. José S. 7 años ago
  17. bryan rippin 7 años ago
  18. Anónimo 7 años ago
  19. bryan rippin 7 años ago
  20. Anónimo 7 años ago
  21. bryan rippin 7 años ago
  22. Socram 7 años ago
  23. Socram 7 años ago
  24. Bryan 7 años ago

Añadir Comentario