Uso de Facebook en Jóvenes


Relacionan Facebook con una mala salud mental en los adolescentes

Según un reciente artículo de CBS News, un destacado investigador de redes sociales afirma que Facebook está convirtiendo a los adolescentes en parias narcisistas y antisociales. Su investigación muestra que si bien Facebook puede ayudar a los niños a desarrollar una mayor empatía -y proporcionar a los adolescentes tímidos una manera de relacionarse socialmente- también trae problemas de salud mental.

En una charla titulada, “Poke Me: How Social Networks Can Both Help and Harm Our Kids” (¿Cómo las redes sociales pueden beneficiar o dañar a nuestros hijos), el Dr. Larry D. Rosen, profesor de psicología en la Universidad Estatal de California señaló que los adolescentes que navegan por Facebook a menudo muestran más agresividad, manías, ansiedad y depresión. Según él, estos problemas pueden conducir a problemas de salud peores a medida que se hacen mayores.

Facebook también puede afectar al rendimiento escolar de un adolescente; Rosen citó estudios que indican que los adolescentes que consultan Facebook con frecuencia obtienen notas más bajas en los exámenes. Rosen presentó sus hallazgos el sábado en una conferencia de psicología en Washington DC.

Pero, ¿qué deberían hacer los padres para minimizar los efectos negativos del uso excesivo de Facebook en los jóvenes?

Ante todo, no comprar ese software que permite rastrear y bloquear el uso de Internet.

“El niño encontrará una solución para evitarlo en cuestión de minutos”, señaló Rosen en una declaración escrita.Él sugiere hablar con ellos. “La comunicación es el quid de la cuestión en la educación de los hijos”, señaló en un comunicado. “Hay que empezar a hablarles cuanto antes y con frecuencia del uso de tecnología apropiada y fomentar la confianza, de modo que cuando tengan un problema (por ejemplo, si los están acosando o ver una imagen perturbadora), hablarán con nosotros sobre ello”.

Pero no hablar demasiado. Rosen dice que los padres deben hablar con sus hijos en un ratio de cinco a uno: hablar un minuto y escuchar cinco. Otros consejos incluyen establecer normas y límites al uso de la tecnología, como dos minutos de descanso tecnológico después de 15 minutos de estudio- y escribir un contrato de comportamiento con consecuencias establecidas de antemano.

23 Respuestas

  1. Daniel 6 meses ago
  2. anonimo 9 meses ago
    • Andrea Méndez Andrea Méndez 1 año ago
  3. santiago mejia 1 año ago
    • Andrea Méndez Andrea Méndez 1 año ago
  4. andrea arteaga 1 año ago
  5. Anónimo 2 años ago
  6. Anónimo 3 años ago
  7. Eliza Molina 5 años ago
    • andreamendez 4 años ago
  8. Anónimo 5 años ago
    • andreamendez 4 años ago
  9. Anónimo 5 años ago
    • andreamendez 4 años ago
  10. Anónimo 5 años ago
  11. Anónimo 5 años ago
  12. nene 6 años ago
    • andreamendez 4 años ago
  13. Anónimo 6 años ago
  14. Anónimo 6 años ago
    • andreamendez 4 años ago

Añadir Comentario