Ayudar a los hijos adolescentes con los deberes

Ayudar a los estudiantes de educación media con sus deberes puede no ser el mejor modo de que alcancen el cuadro de honor. Según una nueva investigación, decirles lo importante que es el rendimiento académico para sus futuras perspectivas profesionales y proporcionarles estrategias específicas de estudio y aprendizaje podría ser la solución.

ayudar-a-los-hijos-adolescentes-con-los-deberes

Según la investigadora Nancy E. Hill, de la Universidad de Harvard, lo que este grupo de edad necesita para destacar en la escuela es que le inculquen el valor de la educación y le enseñen a relacionar el trabajo escolar con sus objetivos de futuro, en lugar de que sus padres les ayuden con los deberes o se pasen por la escuela. La Dra. Hill analizó 50 estudios en los que participaron más de 50.000 estudiantes durante un período de 26 años. El objeto de su análisis era observar qué tipo de implicación por parte de los padres ayudaba a mejorar los logros académicos de sus hijos.

Esta etapa es en la que “las notas y el interés por el colegio decaen”, señaló Hill.

“Al entrar en la pubertad, salir con los amigos, querer alejarse de los padres y anhelar poder tomar sus propias decisiones está por encima de escuchar a los padres y estudiar”.

Pero la adolescencia también es la época en la que empiezan a desarrollar habilidades de pensamiento analítico, resolución de problemas, planificación y toma de decisiones, añadió Hill. A esta edad, “los jóvenes empiezan a interiorizar objetivos, creencias y motivaciones y los utilizan para tomar decisiones. Aunque pueden querer tomar sus propias decisiones, necesitan asesoramiento de los padres para establecer una relación entre la escuela y sus futuras aspiraciones profesionales”.

Este tipo de implicación parental funciona en los estudiantes de estas edades debido a que no depende de la relación con el profesor, como en la etapa de primaria. En la etapa de educación media, los jóvenes tienen diferentes profesores para cada asignatura, por lo que es más difícil para los padres establecer una relación con estos, así como influenciar a sus hijos a través de sus profesores, señaló Hill.

La implicación de los padres en los eventos escolares todavía tiene un efecto positivo sobre los logros de los adolescentes, añadió Hill, pero no tanto como el que los padres transmitan a sus hijos la importancia del rendimiento académico, relacionando los objetivos educativos con las aspiraciones profesionales y hablando sobre estrategias de aprendizaje.

Ayudarles con los deberes produce resultados variados. Algunos estudiantes sintieron que sus padres estaban interfiriendo en su independencia o presionándolos demasiado; a otros, la ayuda de sus padres les confundió debido a que no utilizaban las mismas estrategias que sus profesores; un último grupo sintió que sus padres les ayudaban a completar o entender sus deberes, señalaron Hill y la coautora del estudio Diana F. Tyson, de la Universidad de Duke.

Otra posible explicación para los resultados negativos relacionados con los deberes, señaló Hill, es que “esos estudiantes que necesitaron ayuda con sus deberes ya lo estaban haciendo mal en la escuela y esto se pudo ver reflejado en unos niveles de logros más bajos”.

El estudio no excluyó influencias étnicas o socioeconómicas. Los resultados no mostraron diferencias entre blancos y negros en cuanto a los tipos de implicación parental que influyeron en sus logros, pero las mismas intervenciones no tienen por qué producir necesariamente los mismos resultados para los hispanos y asiáticos americanos. Algunos de los estudios mostraron que la implicación parental tenía diferentes significados en los diferentes grupos étnicos, lo cual se podría deber a las diferencias de recursos económicos.

“La falta de orientación es el principal motivo por el que estudiantes con capacidades académicas no lleguen al college”, señaló Hill. “Transmitir el valor de la educación a estos estudiantes y proporcionarles asesoramiento curricular, les ayuda a planear sus objetivos a largo plazo”.

Fuente: Science Daily

One Response

  1. maria godoy 2 años ago

Añadir Comentario