Para motivar a tus empleados, haz estas 3 cosas bien

¿Cómo motivar a los empleados?

Una encuesta reciente publicada en Gallup mostró que el 70% de los empleados no se sienten “comprometidos” ni “conectados” a su trabajo. Los líderes -como es normal- deben buscar soluciones a este problema.

motivar a los empleados

Algunos recurren a recompensas materiales (pagas, salas de juegos, comida gratis) con la esperanza de hacer más felices a sus empleados. Sin embargo, la investigación sugiere que esa clase de esfuerzos, aunque apreciados, no conducen a mayor bienestar a largo plazo.

Si los líderes realmente quieren motivar y hacer sentir bien a sus empleados han de hacer 3 cosas:

1. Inspiración

No importa a qué se dedica tu organización, lo importante es que la cultura de la empresa se transmita con un sentido. Los estudios demuestran que las personas que tienen un propósito en su trabajo están más centradas, son más creativas y resilientes, por eso los líderes siempre deberían encargarse de recordar a sus empleados cómo su trabajo está mejorando la vida de otras personas. Compartir las opiniones positivas de los clientes y anunciar cuándo se donan ayudas a organizaciones benéficas son sólo un par de ejemplos de cómo hacerlo.

La investigación llevada a cabo por Adam Grant muestra que incluso los trabajadores insatisfechos se sienten mejor con su trabajo cuando dedican tiempo a buenas causas y sienten que su empresa apoya programas que son efectivos no sólo para gente que necesita ayuda, también para quien puede darla. 

Los líderes pueden ser también grandes fuentes de inspiración para sus empleados. Los estudios muestran que cuando actúan desinteresadamente, demostrando que se preocupan más por el equipo que por ellos mismos, los trabajadores son más cooperativos, leales, comprometidos, confiados y mejores compañeros. Los jefes que demuestran que son justos también inspiran a sus empleados a una mayor dedicación y productividad, como Wayne Baker ha demostrado

Asegúrate de trabajar con tu equipo sobre unas bases diarias o semanales, mostrando tu lealtad hacia ellos y hacia la organización en general. 

2. Amabilidad

motivar a los empleados

Somos criaturas profundamente sociales, pero las interacciones en el lugar de trabajo no son más que simples intercambios. Esto es un error. De acuerdo con un estudio británico, el compañerismo y el reconocimiento son más importantes para la lealtad de los empleados que un salario alto. 

Otro estudio confirma que tener relaciones positivas y cercanas con los compañeros es uno de los predictores más importantes del bienestar psicológico, de ahí la importancia de que los líderes sean conscientes de la cultura que están creando y los sentimientos que expresan en el trabajo.

Los fundamentos de una cultura amable incluyen consideración y respeto, lo que hace aumentar la creatividad tanto individual como grupalmente, tal y como han descubierto Jane Dutton y sus colegas en la Universidad de Michigan. La calidez del líder también importa: la investigación de Dean Tjosvold en la Universidad de Lingnan ha demostrado que un líder cercano hace más productivos y motivados a sus trabajadores, lo que hace que su liderazgo sea mucho más efectivo.

Aunque mostrar ira y enfado puede tener algunos beneficios (Daan Van Knippenburg demostró que algunos trabajadores respondían positivamente a ellas, y Lara Tiedens que el algunos casos mostrar ira te hacía parecer más poderoso y competente) la mayoría de estudios confirma que las emociones negativas generalmente causan que los líderes sean vistos como menos efectivos.

Los líderes amables hacen pequeñas cosas para demostrar que ven a su equipo como personas, no simplemente como meros empleados. Simplemente preguntar a alguno de ellos cómo le va con x cosa y escuchar su respuesta es un buen primer paso. Además estas prácticas pueden convertirse en un hábito para la empresa. En una de las 100 primeras empresas en la lista Fortune, si un empleado está seriamente enfermo o ha sufrido un pérdida, se le notifica inmediatamente al CEO para que pueda comunicarse con la persona cuanto antes. En uno de los casos, después de que una ejecutivo notificara a su jefe que había sigo diagnosticada con cáncer cerebral, el CEO la llamó a los 15 minutos preguntándole cómo él y la organización podían ayudarla.

3. Autocuidado

cómo motivar a los empleados

Muchas empresas presumen de lo que hacen por el bienestar de sus empleados – por ejemplo ofreciendo descuentos, yoga, o clases de meditación- pero los intensos horarios de trabajo aún no permiten a la gente aprovecharse de sus ventajas.

Los programas de bienestar no funcionan hasta que no crees una cultura en tu empresa donde se priorice el autocuidado. Según Sabine Sonnentag de la Universidad de Konstanz en Alemania el ejercicios, las pausas en el trabajo, las actividades de relajación y poner límites más estrictos entre el trabajo y casa pueden reducir el estrés laboral y aumentar el compromiso y el bienestar de los empleados.

También puedes animarles a que cuiden de un recurso básico: dormir. Un personal bien descansado es más feliz y rinde más. Numerosos estudios, entre ellos el de las Fuerzas Aeréas estadounidenses, muestran que no dormir afecta las habilidades cognitivas y motoras, mientras que otros aseguran que las mejores ideas y soluciones a los problemas vienen cuando el cerebro está en modo alfa, ese estado borroso del cerebro cuando estás a punto de dormirte. Así que anima a tus empleados a que hagan ejercicio, hagan descansos, y duerman bien.

Podrías seguir el ejemplo de algunas empresas alemanas y prohibir el correo fuera de las horas de trabajo exceptuando emergencias, o dar a los empleados ejercicios y consejos para una buena higiene del sueño, como Fitbits. No olvides además que el ejemplo es más poderoso que cualquier palabra, así que cuida de ti mismo.

Es fácil perder de vista lo que motiva a tus empleados cuando estás teniendo una dura semana de trabajo o estás en medio de un importante proyecto. Los mejores líderes son capaces de dar un paso atrás y mantener el toque humano en el lugar de trabajo. Inspirando a otros, siendo amables con ellos, y animándolos a cuidar de sí mismos.

Yo como siempre te espero en la próxima. Un gran saludo y un abrazo, Andrea.

Ver más:


Añadir Comentario