Empeñarse en morir o empeñarse en vivir

Mientras China destrozaba multitud de sectores económicos occidentales con exportaciones a bajo coste de producción, sus autoridades no han prestado atención a las conductas y estrategias financieras maliciosas que importaba su economía desde estos mismos países.

Las noticias que recibimos de China ya no hablan de “gigante dormido” sino de banca en la sombra, aumento desorbitado del crédito empresarial, burbuja inmobiliaria, infraestructuras innecesarias, morosidad encubierta y rescates públicos. Las mismas estrategias que llevaron al colapso a países como Estados Unidos, Reino Unido, Italia, Irlanda o España, están haciendo temblar a la segunda potencia mundial.

En Europa estamos contemplando cómo la crisis económica y financiera se ha convertido en una crisis social e institucional con múltiples manifestaciones de protesta.

¿Se puede enfrentar China a un problema social de estas dimensiones? En términos de bienestar social, su situación de partida es muy diferente a la de los países europeos.

Tal vez todo sería más fácil si Europa exportase a China políticas sociales (las de antes no las de los últimos años) y los fondos soberanos del país asiático invirtiesen en su propio territorio para sacar de la pobreza a 800 millones de habitantes en lugar de comprar activos por todo el planeta.

Y si en Europa se reducen las estrategias e innovación financiera carentes de ética y en China aumentan los costes de producción, tal vez nos dirijamos a un mundo con menos tensión y más equitativo.

Empeñarse en morir o empeñarse en vivir” (Tim Robbins, Cadena Perpetua

Crédito de la imagen: www.asiaoriental.blogs.uoc.edu



4 Respuestas

  1. Miguel Arregui 5 años ago
  2. Ramón Pedreño 5 años ago
  3. Anónimo 5 años ago
  4. Ramón Pedreño 5 años ago

Añadir Comentario