Japón: 8 cosas que podemos aprender de un país fascinante

Sinceramente no trato de hacer ninguna concesión fácil. Como muestra, recuerdo que hace pocos meses me atreví a plantear en este blog mi visión un tanto crítica del Silicon Valley. Tengo que reconocer sin embargo, mi fascinación por el Japón actual. No haré ninguna alegoría turística, gastronómica  (no por falta de ganas) o cultural.  Me centraré en ocho reflexiones que tienen su  importancia en el ámbito de las empresas y el emprendimiento.

Sakura, flor del cerezo japonés, un icono de la cultura japonesa

  El pueblo japonés: qué podemos aprender de un país fascinante

1.Seriedad, sentido del honor y del compromiso.

En la historia del Japón su cultura está trágicamente enraizada por llevar a extremos la no traición de sus principios (*). Hoy en gran medida me atrevería a asegurar que en su sociedad, y en concreto en el mundo de los negocios, prevalece el sentido de lucha, honor y compromiso, tan enraizado en su cultura e historia.

2. Sentido de una comunidad ejemplar.

Pese a la entidad de las aglomeraciones urbanas, la tasa de criminalidad del Japón es la mitad que en España o Alemania, diez veces inferior a la de EE.UU. o cincuenta veces inferior a la de Brasil. Más allá de una sensación de seguridad. hay incontables pequeños detalles donde se percibe esto. Desde llevar una respetuosa mascarilla en espacios públicos (trabajo, comercio, trasportes…) para evitar contagios de resfriados, gripes o la pulcritud y obsesión por la limpieza de los espacios públicos. El japonés profesa un enorme respeto por la comunidad y la convivencia.

Tokio, impresionante y moderna urbe, capital del mundo

3. Su implicación y disciplina en el trabajo.

Lo de la “huelga a la japonesa” es una leyenda española. Pero lo cierto es que muchos trabajadores, sin que sus empresas tengan que recurrir a fórmulas motivacionales  (Google y su 20%) se vuelcan con la mayor implicación y productividad. Es un tema que va más allá de las estadísticas registradas. Directivos y empleados suman horas a su jornada laboral con independencia de su remuneración o exigencia. El cumplimento de los KPIs se antepone como compromiso e implicación al mero cumplimiento de la jornada laboral. El trabajo forma parte de una cultura donde su prioridad se antepone incluso a la familia.  Se considera de mala educación dejar el trabajo justo cuando “concluye la hora” o los trabajadores paran sus relojes para que se cumpla la fecha acordada para la conclusión de una tarea o trabajo.

4. Su concepción global inteligente.

La posición estratégica de Japón en Asia -el centro de gravedad económica de nuestro siglo- (¿Estará en Asia el próximo Silicon Valley?) no excluye la búsqueda de nuevos mercados con alto potencial e incluso de alto riesgo.  Su concepto de la globalización es inteligente y se plantea desde el respecto de aquel que toma en alta consideración su propia identidad cultural y y ostenta con orgullo sus tradiciones.

5. Su progresiva capacidad para adaptarse y reinventarse.

De una economía tradicional a potencia industrial y en la actualidad su inteligente transición a la economía digital y a los sectores de conocimiento. Tengo la convicción de que Japón será una de las potencias que lideren la economía digital en los próximos años.

6. Su identidad, orgullosos de sus tradiciones y apuesta por el progreso.

Su capacidad para asimilar su pasado, sus tradiciones y diseñar su modernidad como un proceso que necesita una actualización permanente. Me fascina cómo evoluciona este país hacia el cambio. Hay mucho sosiego y sabiduría a la hora de asimilar el progreso sin dañar o menoscabar sus principios y convicciones.

7. Su capacidad para hacer frente a la adversidad.

El trauma de la II Guerra Mundial  con el único país que ha sufrido los únicos ataques nucleares de la historia y tras las cenizas emerger como potencia económica del mundo. El azote sísmico permanente, el reciente tsunami devastador aparejado con la crisis nuclear de Fukushima… No es un país donde la naturaleza lo pone fácil. Pero es un pueblo que sabe superar y afrontar con disciplina y fuerza la mayor adversidad.

8. Su sensibilidad e inteligencia.

Hace poco leí sobre algunos de los atributos que definen a los japoneses. Son en parte tópicos sobre los que es difícil estar en desacuerdo: formales, educados y corteses, extremadamente puntuales, amables, abnegados con el trabajo, amantes del trabajo en equipo, respetuosos con los mayores, con la sabiduría, su pulcritud social… En definitiva un pueblo sensible e inteligente con los valores que definen por excelencia la cohesión social.

Saludo tradicional japonés

Referencias y citas: El pueblo japonés, como cualquier otro, no es perfecto. Su historia como nación deja constancia de problemas, errores y episodios en los que los humanos no sacamos precisamente lo mejor de nosotros mismos. Pero a los ojos de cualquier observador se vislumbra mucha ejemplaridad y sabiduría.  Siento no haber tomado conciencia en etapas más tempranas de mi vida de la grandeza de este país y de lo mucho que puede aprenderse de sus gentes.


11 Respuestas

  1. Ramón Sella 4 años ago
  2. María Solana 4 años ago
  3. Anónimo 4 años ago
  4. Anónimo 4 años ago
  5. Alfredo Bonilla 4 años ago
  6. andres 4 años ago
  7. Elias Sotán 4 años ago
  8. Lara Santiago 4 años ago
  9. Juano 4 años ago

Añadir Comentario