10 preguntas que debería contestar nuestra pareja antes de casarnos

Todos hablamos del matrimonio y del éxito o fracaso de éste, aunque muchos nos precipitamos a la hora de tomar esta importante decisión, recordemos que el propósito de el matrimonio es compartir el resto de nuestras vidas con  ese alguien. Así que os propongo plantear  y hacer a vuestra pareja (y a vosotros mismos) estas preguntas y valorar las respuestas de cada uno, en cierto grado esto va a ayudar a ver en perspectiva la relación y la profundidad del sentimiento que se tienen el uno hacia el otro y así, hacernos una idea si es o no el momento y la persona indicada.

Preguntas para saber si debes casarte

1. ¿Por qué me amas?

No se trata de saber el porqué soy merecedora de amor, sino de por qué mi pareja me ama, si tiene clara esa respuesta y es con fundamentos, seguro podrá hacer frente a los altibajos del matrimonio.

2. ¿Estás dispuest@ a esforzarte para que la relación sea duradera?

No hablemos de los años, que en la mayoría de los casos son de felicidad. Sino en los momentos en que la ilusión inicial vaya disminuyendo, sabrá tener la suficiente fortaleza para sobrellevar los malos momentos, que seguro y en todos los matrimonios los habrá.

3. ¿Por qué quieres pasar el resto de tu vida conmigo?

Gran pregunta, todos con el tiempo cambiamos, y si la respuesta es meramente superficial no habrá manera que la relación dure, el físico así como nuestra personalidad va a cambiar indefectiblemente y debe tener la voluntad y amor suficiente para aceptarlo.

4. ¿Estás dispuest@ a crecer conmigo, no lejos de mí?

Después de contestar la pregunta anterior esta lo complementa, el cambio llegará, en el viaje de la vida y las experiencias nos convertimos en personas diferentes. Lo que no debemos es permitir que esto nos separe como pareja, mantenernos unidos aceptando y amando esas diferencias.

5. ¿Vas a estar conmigo en los momentos difíciles? 

El amor no es todo miel, eso lo saben los matrimonios, si no tenemos claro que las épocas turbulentas llegarán puede que no estemos o nuestra pareja no esté lista para casarse y ser el pilar que nos ayude a sostenernos.

6. ¿Estás dispuesto a dejar el orgullo algunas veces y ceder por mantener la paz en nuestra vida de pareja?

Algunas veces tú, algunas veces yo, esa es la proporción correcta. El ego no hace bien a una relación, así que tendrás que estar dispuest@ a dejarlo en la puerta de casa.

7. ¿Estás seguro de poder recordarme cuánto me quieres con regularidad?

No hablo de hoy, no hablo de mañana, sino dentro de unos años, cuando la costumbre, los niños y el trabajo sean el día a día. El escuchar que me amas es lindo y que me lo demuestres con acciones lo es más.

8. ¿Vas a ser mi pilar cuando no pueda mantenerme en pie? 

No solamente económicamente cuando las cosas en ese sentido no vayan bien, sino mental y físicamente, cuando no pueda ¿vas a estar ahí? ¿estás dispuest@?

9. ¿Vas a seguir soñando de la misma forma y persiguiendo tus sueños como antes?

Recuerda siempre que seré y serás mi compañer@ de viaje, recuerda, el matrimonio no es el final de una hermosa relación, es el principio de una vida juntos, y será si así lo hacemos poniendo todo nuestro empeño en facilitar los sueños y metas de nuestra pareja.

10. ¿Podrás dejar de ser tú y comenzar a ser nosotros?

Puede que suene egoísta, pero nuestras acciones como personas, buenas o malas decisiones afectarán a nuestra pareja. Cuidar tu salud para prolongar nuestro tiempo juntos, ser responsable y justo, para los hijos que llegarán si así lo hemos decidido juntos.

El matrimonio no es el final, es el principio. Si vemos esto como una meta estamos usando la perspectiva incorrecta. Empezar una vida, integrar a tu pareja en la tuya, el amor y la fuerza e intensidad de este son la clave. Recuerda que si no estás dispuesto a este nivel de entrega, puede que no sea aún el momento, o la persona que despierte en ti el deseo de hacerlo. Recordar, la clave de algo duradero es siempre sus fundamentos, desde el principio deben ser reales y fuertes.

Añadir Comentario