He renunciado al amor de mi vida por un hijo

Una renuncia por exceso de amor

Cuando amamos podemos saber que lo principal para nosotros es por encima de nuestra propia felicidad, la felicidad de la persona amada, este relato es una de esas ocasiones.

Quiero desahogarme; hace un buen tiempo que él y yo nos conocemos. Al principio los dos eramos tímidos, luego nos hicimos amigos, me contaba sus cosas y viceversa; pero de un momento a otro nos mostramos gestos de cariño (agarrarnos las manos). Pasó el tiempo y sin darnos cuenta nos enamoramos. Él y yo no podemos estar juntos por las siguientes razones:


El tiene una hija pequeñita, de quien siempre ha estado pendiente y la quiere mucho. Él no ha convivido con la madre de su hija desde antes de que su pequeña naciera, debido a que ella le fue infiel. Asi que ha estado solo todo este tiempo pero asumiendo su paternidad.


– Sin embargo, en este ultimo mes hemos estado mas cerca y me ha contado que su hijita le ha rogado que quiere que viva con ella, porque quiere tener a su papa y a su mama juntos, vivir en una familia.

Y es de esperarse, ella tiene 5 añitos, y yo la conozco. Es un angelita bella y preciosa, que ama mucho a su papá y que siempre se pregunta porque él tiene que vivir en otra casa.


Por eso, él ha estado pensativo todas estas semanas. No sabía si acceder a la petición de su hija o darse una oportunidad de vivir una relación conmigo. Él ya tomo la decisión, y yo también tenía que participar en esa decisión.


Él se irá a vivir con su hijita y su ex pareja, pero solamente por su hijita, para darle esa felicidad en su vida y que ella tanto reclama.


El y yo nunca hemos tenido otro tipo de contacto físico, pero en estos últimos días, en esta semana cuando me contó de su decisión, nos abrazamos fuerte, muy fuerte y nos besamos por primera y ultima vez en nuestras vidas. Y nos dijimos que seguiríamos siendo amigos. Y eso me costará, pues yo lo amo mucho. Pero no quiero destruir la felicidad de su pequeñita.


En estos días, el ha estado triste. Y yo también, pero no se lo he demostrado. Me he mostrado feliz y sonriente para que él no se sienta mal, pero me cuesta mucho.


Nos va a tomar tiempo, más aún si trabajamos en el mismo lugar. Estaremos tan cerca y a la vez muy lejos.


Ya sabéis que podéis opinar en los comentarios y también compartir vuestros amores imposibles si estáis o habéis vivido uno.


Temas relacionados con He renunciado al amor no por falta, sino por exceso:

Añadir Comentario